DEBATES REACTIVAN LAS CAMPAÑAS

COLUMNA: La última palabra

En memoria de los compañeros periodistas

Francisco Verdayes Ortiz y Oscar Lara Parrao

Ya sin Gamero, ¿terminará la guerra fría en el sur? ¿Cumplirá Mara con ser más Morena?

Las visitas del verde-moreno Mario Delgado, dirigente nacional de Morena y del ex priista Silvano Aureoles, gobernador perredista de Michoacán, no lograron reactivar las campañas, como sí lo lograron el retiro de la candidatura a Luis Gamero y los “debates” entre los candidatos a las presidencias municipales.

Estos dos hechos vinieron a levantar un poco las alicaídas campañas, que venían realizándose sin que ninguna marcara la diferencia: todas muy iguales, planas y sin garra. Campañas sin identidad propia.

Tanto Delgado como Aureoles sólo visitaron la zona norte. En política, el sur tampoco les interesa; la misma indiferencia de los últimos tres gobiernos estatales.

BIEN POR EL SQCS

Un gran acierto que los debates se hayan realizado en los estudios del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, en Chetumal, con lo que recupera algo de su espíritu original, como ente público, no solamente de gobierno.

GANADORES Y PERDEDORES

¿Quiénes ganaron los debates?, sin discusión, los ganaron todos, de acuerdo a sus propios equipos de campaña y sus boletines de prensa.

¿Quiénes perdieron los debates?, tampoco hay duda: los electores, porque los debates no alcanzan el nivel de su denominación.

Realmente no son debates. Son simples exposiciones que tienen réplicas y contra réplicas, muy lejanas también a ese calificativo.

En memoria de los compañeros periodistas Francisco Verdayes Ortiz y Oscar Lara Parrao

Este formato de debate ya no cumple sus objetivos. Fueron creados en un clima de alta desconfianza y están diseñados para no debatir, sino para leer textos tipo planes de gobierno.

Las candidatas y candidatos se limitan a leer en su gran mayoría y nadie, me atrevo a sostener, nadie ha mostrado un nivel de improvisación con algunas ideas coherentes, sin tener el salvavidas del frío texto ya preparado.

Salvo algunos momentos escasos, además de dos excepciones: José Ángel Muñoz, aspirante en Othón P. Blanco y Mara Lezama, candidata en Benito Juárez, quienes por su trabajo de periodistas tienen varios años frente a los micrófonos.

Las y los candidatos por sí mismos en sus campañas, no levantan; no se ve ninguna propuesta que marque la diferencia.

ALIANZAS INCÓMODAS

La alianza “Va por Quintana Roo” no logra la fórmula para deslindarse de un gobierno estatal que no ha cumplido y sí, traicionó a los votantes, al firmar un pacto de impunidad con quienes saquearon a Quintana Roo.

La alianza “Juntos haremos historia” no logra deslindarse del lastre negativo de la mafia de cuello blanco que representa el Verde Ecologista y se cuelga sin mayor creatividad de la figura de AMLO.

La “guerra fría” que traían Gamero y Anahí en el sur, se diluye con el retiro de la candidatura del primero, en caso de confirmase. Está por verse si aprovechan la oportunidad para dar un mensaje de unidad, porque en esta alianza lo más peligroso ha sido el fuego amigo.

Fuego amigo, en los huevazos al coche de Mara Lezama al salir del debate, provenientes de los grupos que la relacionan con lo peor de “Juntos haremos historia”:

Los voraces niños verdes, los del “cártel del despojo” y la mafia rumana, quienes avanzan a toda costa, en su camino trazado a la gubernatura de Quintana Roo. ¿Podrá Mara cumplir su promesa de que su segundo gobierno será más Morena?

Ya veremos dentro de escasas dos semanas, el 6 de junio, cuando las urnas tengan la última palabra.100521.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 6 =