Arrecia Uber campaña desinformativa en Q.Roo

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx / www.multiversidadqroo.com

La nueva Ley de Movilidad sí admite la operación de plataformas digitales para contratar servicio de taxi

 

Prácticas agresivas y estela de irregularidades en todo el mundo; Espionaje, competencia desleal, abuso de empleados, entre muchas otras

 

Cancún, Quintana Roo 11 de julio.- La empresa multinacional Uber, la plataforma de autos de alquiler vía aplicaciones digitales, utiliza un menú muy agresivo para todas sus prácticas. El beneficio para los choferes es mínimo y la ganancia para sus accionistas la máxima.

Pero eso no es todo. Enfoca todas sus baterías a aniquilar a su competencia, de manera que en donde dice que pretende combatir un monopolio, en realidad apunta a convertirse en `el monopolio´, en una apuesta donde no escatima nada para pasar como víctima, cuando en realidad es la victimaria.

En el caso de Quintana Roo, Uber lanzó recientemente una campaña intensiva para descalificar la nueva Ley de Movilidad del estado, a la que acusa de dejarle fuera de la competencia, cuando en realidad lo que hace dicha legislación, es regular todo el transporte público para controlar y evitar la saturación, pero también para poner un `piso parejo´ para todas las modalidades del servicio de autos de alquiler.

La intención del gobierno del estado, manifiesta en esta nueva ley, es que todos los prestadores de servicios de autos de alquiler, entre otros, se sujeten a los mismos lineamientos de calidad, número de concesiones, condiciones de seguridad y alistamiento en un padrón identificable de choferes y propietarios.

Sin embargo, Uber `empuja´ para hacerse `juez y parte´ del proceso, pues pretende que se impongan sus reglas para la contratación libre de choferes, sin obligatoriedad tributaria o fiscal, y sin que se conozcan sus ganancias ni sus protocolos.

En general, Uber es una empresa con prácticas depredadoras, donde ni siquiera están considerados los empleados. Los ven como simples piezas de cambio, pues apuntan a tener una fila de aspirantes a choferes, para reemplazarlos con los que acaban cansados de las bajas comisiones, de pagar las refacciones y la gasolina.

Por que al final, el desgaste del auto y el tiempo invertido, obliga a los choferes a dejar Uber, para dar paso a otros aspirantes que creen en las bondades del negocio, que no son tales.

 

Esta es la lista completa de los escándalos de Uber

(Publicado por el diario inglés The Guardian)

Sexismo”boob-er” (febrero de 2014)

El ya ex director general de Uber, Travis Kalanick,  habló en una entrevista sobre su creciente atractivo desde que es dueño de la empresa, y le dijo a un reportero de Esquire que debió llamarla “Boob-er”  [‘boob’ se llama coloquialmente a los pechos de la mujer y ‘boober’ se puede significar pene].

 

Selección de competidores (agosto de 2014)

Uber se enfrentó a acusaciones porque reservó miles de paseos falsos de su competidor Lyft, en un intento de reducir sus beneficios y servicios. Los reclutadores de Uber también enviaron supuestamente spam a los pilotos de Lyft.

 

El escándalo “Vista de Dios” (noviembre de 2014)

El ejecutivo de Uber, Emil Michael, sugirió ensuciar la reputación de periodistas y difundir información personal de una periodista que criticaba a la compañía. Luego se disculpó. También reveló que Uber tiene una tecnología llamada “Vista de Dios” que permite a la compañía rastrear las ubicaciones de los usuarios, aumentando los problemas de privacidad. Además, un gerente accedió al perfil de una periodista sin su permiso.

 

Espiando a Beyoncé (diciembre de 2016)

Un exinvestigador de Uber reconoció que los empleados regularmente espiaban a políticos, ex y actuales personalidades, incluyendo a la cantante Beyoncé.

 

El fracaso del piloto automático

Los reguladores en California ordenaron a Uber que  retirara vehículos automáticos de la carretera después de que la compañía hiciera pruebas sin permiso con coches sin conductor. El primer día del programa, los vehículos fueron pillados saltándose semáforos en rojo, y usuarios de  bicicletas de San Francisco plantearon dudas sobre los peligros que pueden suponer esos vehículos para los carriles bici. La compañía definió como “error humano” a los problemas de los semáforos en rojo, pero el New York Times afirmó más tarde que las declaraciones de la empresa eran falsas y que la tecnología automática fallaba.

 

Publicidad engañosa (enero de 2017)

Uber se vio obligado a pagar 20 millones de dólares (18 millones de euros aproximadamente) para resolver las acusaciones de haber engañado a los conductores prometiéndoles falsas ganancias. La Comisión Federal de Comercio alegó que la mayoría de los conductores de Uber ganaban mucho menos que las tarifas publicadas por Uber en Internet en 18 ciudades importantes de los Estados Unidos.

 

DeleteUber se hace viral (enero de 2017)

La campaña #DeleteUber se hizo viral después de que la compañía aumentara los precios durante la protesta de taxistas de Nueva York contra el veto migratorio de Donald Trump. Aproximadamente 500.000 usuarios borraron supuestamente sus cuentas tras el escándalo.

 

Lazos con Trump (febrero de 2017)

El director ejecutivo Travis Kalanick dimitió del consejo asesor de Trump después de que los usuarios amenazaran con un boicot. Kalanick dijo: “Unirse al grupo de asesores no significaba respaldar al presidente o sus políticas, pero desafortunadamente se ha interpretado mal”.

 

Escándalo de acoso sexual (febrero de 2017)

La exingeniera de Uber, Susan Fowler, se hizo pública con denuncias de acoso sexual y discriminación, lo que llevó a la compañía a contratar al exfiscal general Eric Holder para investigar sus acusaciones. Esta historia generó un amplio debate sobre el sexismo y la mala conducta en las empresas de Silicon Valley.

 

La demanda de Google (febrero de 2017)

Waymo, la compañía de coches automáticos de la sociedad matriz de Google Alphabet, presentó una demanda contra Uber, acusando a la empresa de robar su tecnología. La demanda, que podría ser un revés fatal para las ambiciones de coches autónomos de Uber, sostiene que un exempleado de Waymo, Anthony Levandowski, robó secretos comerciales para Uber. El ingenirero  Levandowski  fue despedido más tarde por Uber.

 

Google dice que sus coches sin conductor han tenido 11 accidentes en 6 años

Google dice que sus coches sin conductor han tenido 11 accidentes en 6 años EFE

 

Aplicación para esquivar la ley (marzo de 2017)

El New York Times informó que Uber durante años utilizó una herramienta llamada Greyball para engañar sistemáticamente la aplicación de la ley en ciudades donde la compañía violaba las leyes locales. La compañía utilizó Greyball para identificar a las personas que se cree que están trabajando para agencias de la ciudad, llevando a cabo operaciones muy importantes, según informó el Times. Las revelaciones llevaron al lanzamiento de una  investigación federal.

 

El director grita a un conductor (marzo de 2017)

Kalanick fue grabado por una cámara discutiendo con un conductor de su propia empresa, que se quejaba sobre la dificultades de conseguir unos ingresos razonables con las malas tarifas de la compañía. El director ejecutivo gritó al conductor: “A algunas personas no les gusta asumir la responsabilidad de su propia mierda. … Culpan a alguien de todo lo que les ocurre en su vida. ¡Buena suerte!”. Más tarde emitió una disculpa y dijo que tenía la intención de obtener ayuda para “mejorar su liderazgo”.

 

Prostitutas en Seúl (marzo de 2017)

Según el periódico de información tecnológica the Information, un grupo de empleados de alto nivel, incluyendo a Kalanick, visitaron un bar “escort” y de karaoke en Seúl en 2014. Esto provocó una queja a Recursos Humanos de una gerente de marketing de Uber. Los clientes en este tipo de bares suelen seleccionar mujeres para cantar karaoke antes de llevárselas a casa.

 

Espiando a la competencia (abril de 2017)

Un programa secreto que Uber denominaba Hell (infierno) permitía a la compañía espiar a su rival Lyft para descubrir a los conductores que trabajaban para la competencia.

 

Conductores mal pagados (mayo de 2017)

Uber  aceptó pagar decenas de millones de dólares a los conductores de  Nueva York después de admitir que les pagó menos durante dos años, al hacer un descuento en las tarifas más alto del que tenía derecho a realizar. El promedio de desembolso por conductor se espera que sea alrededor de 900 dólares (807 euros, aproximadamente).

 

20 empleados despedidos (junio de 2017)

Uber confirmó que ha despedido a más de 20 empleados después de una investigación sobre las demandas de acoso sexual y una cultura sexista y agresiva en el lugar de trabajo.

 

Culpar a una víctima de violación

Los informes revelaron que un alto ejecutivo de Uber  había obtenido el historial médico de una mujer que fue violada por un conductor de Uber en India, supuestamente para poner en duda el testimonio de la víctima. Según la web de tecnología Recode y el New York Times, el ejecutivo, Eric Alexander, fue despedido después de que los periodistas se enteraran del incidente. La mujer más tarde demandó a la compañía por violar sus derechos de privacidad y difamarla.

 

Kalanick de coge una baja indefinida (junio de 2017)

Kalanick anunció que se cogía una baja indefinida tras el informe sobre la cultura empresarial y el clima de trabajo, cuyas conclusiones recomendaban a Uber “revisar y reasignar” las responsabilidades del director ejecutivo.

 

Comentario machista en el consejo de administración (junio de 2017)

David Bonderman dimitía de la junta de Uber después de hacer un comentario machista a su compañera de la junta directiva, Ariana Huffington, durante una reunión pensada para mejorar la situación de acoso y sexismo en la empresa. El inversor bromeó con un comentario en el que insinuaba que las mujeres no hacen más que hablar. Se disculpó y dimitió horas después. (con información del www.diario.es y The Guardian) @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *