Celebra el PRI su cuarta transformación, de PNR, PRM, PRI a Morena


DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

Con la estrategia de sumar todo lo que convenga, que hizo ganar a López Obrador, Morena recibe de todo en Quintana Roo

 

El PAN en el estado robustece su calidad de contrapeso en un escenario que urge por voces sensatas; Martínez Arcila le entra al tema

 

Cancún, Quintana Roo (03 de marzo).- La conformación de la planilla de candidatos de Morena a las diputaciones locales, seguirá exactamente la misma fórmula que le permitió al mismo Andrés Manuel López Obrador llegar a la presidencia. Enderezar un discurso agresivo contra sus adversarios, y sumar a cualquier personaje, provenga de donde provenga, siempre y cuando aporte votos, conocimiento del manejo electoral, o sencillamente alcance el cobijo de otros tránsfugas adelantados.
Es curioso, pero justo este lunes cuatro de marzo se cumplen 90 años de la fundación del otrora todo poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyo origen fue exactamente el mismo: Sumar todas las corrientes políticas de su momento.

El Morena de López Obrador es la evolución de aquél PRI. Y la prueba está en su nómina de funcionarios, líderes, diputados, senadores y, claro, candidatos. Debajo de su nueva piel morena, se asoman las casacas tricolores apenas una  `rascadita´.

Resultan absurdos los argumentos de los sedicentes morenistas `puros´, que los hay escasamente, en el sentido de que no permitirán la aproximación e ingreso de políticos provenientes del PRI, o del Verde, o del PRD.

El PRI es el `alma mater´ de todos, sobre todo aquí en Quintana Roo.

Morena aguanta todo lo que le metan.

Convierte a los fatuos en santos.
A los corruptos en blancas ovejas.

Los hacen candidatos.
A los borgistas, a los joaquinistas, a los villanuevistas y a todos en general, los convierte en la clase política `emergente´. ¿O no? Vaya aquí un saludo para Maribel Villegas, un ejemplazo de esta nueva corriente, del `morenismo´ en su máxima expresión.

Los hay mucho más congruentes, claro, como José Luis Pech, Jesús Pool o Mildred Ávila.

Pero provienen del PRI.
El Partido Revolucionario Institucional (PRI) es un partido político mexicano de centroderecha. Fue fundado el cuatro de marzo de 1929 bajo el nombre de Partido Nacional Revolucionario (PNR), por el ex presidente Plutarco Elías Calles. En 1938 fue reconstituido como Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y en 1946 fue refundado, adoptando su nombre actual. Fue el partido gobernante en el país durante 70 años consecutivos, de 1930 a 2000. En 1988 sufrió su mayor escisión, con la separación de la Corriente Democrática, que derivó en la creación del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Hoy se llama Morena. Y tiene la misma fuerza y estilo absolutista que tuvo en aquél momento. Es su cuarta transformación.

 

Eduardo Martínez Arcila, robustece su papel de crítico sensato

El diputado Martínez Arcila no ha perdido el compás desde que cambió el escenario político en el estado, como producto del llamado `tsunami´ en el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Asumió un papel crítico y está trabajando para que el PAN sea un verdadero contrapeso.

Y banderas por alzar sobran.

En primerísimo caso, está el turismo. La federación abandonó el apoyo a la primera actividad económica del estado, de la región y del país. El turismo ya es la industria más importante, la que genera más empleos y la que atrae más inversiones y divisas.

En días recientes, el presidente del Congreso del estado organizó el Primer Encuentro Nacional de Transparencia Legislativa, en el que el Comisionado Presidente del INAI, Francisco Acuña Llamas, advirtió que “la única manera de domesticar al poder es que tenga contrapesos, que vengan instituciones técnicas y que nos digan ‘aquí no, aquí sí’, pero sobre todo la voz libre, la voz espontánea, la voz sincera, aunque a veces incomoda”.

El mismo Martínez Arcila dijo que “los órganos autónomos son piezas clave en el tablero de la democracia, sin ellos las decisiones técnicas corren el riesgo de sufrir un obsceno manoseo. Desde este foro reiteramos nuestro respaldo para los órganos que hoy reciben presiones, descalificaciones y hasta amenazas de ser desaparecidos continúen adelante.

“El cambio democrático en México no se entendería sin la creación de los órganos autónomos y una sociedad civil que ha sido contrapeso del poder. Esperamos de verdad que otro Congreso en otro estado de la República, le dé sentido a este primer Congreso”. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *