El gobierno de AMLO controla ya la Seguridad Pública del estado

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

A través de operadores como Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación, y Julio Scherer de la Consejería Jurídica de la Presidencia, la federación está detrás de los nombramientos de Lucio Hernández y el próximo marino (a) que asuma la SMSP en Cancún

Cancún, Quintana Roo. – Lucio Hernández Gutiérrez, el encargado del despacho de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, no representa de ninguna manera los intereses del defenestrado Jesús Alberto Capella, como pareciera. Responde a altos dirigentes políticos de la izquierda perredista y ahora morenista, del círculo más cercano de Andrés Manuel López Obrador.

Y si entendemos que será la Secretaría de Marina (Semar), la dependencia que propondrá a quien se haga cargo de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública Municipal, por acuerdo con la presidente, Mara Lezama, se pueden hacer un par de conclusiones generales:

Primero, que la seguridad pública del municipio que concentra a más de la mitad de los habitantes del estado, es decir, Benito Juárez (Cancún), de forma directa, y el resto del estado, en lo general, habrán quedado en el ámbito de la responsabilidad del gobierno federal, que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

En segundo lugar, es fácil llegar a la conclusión en el sentido de que ha de mantenerse en `Mando único´, en tanto que es la línea operativa que ha marcado AMLO, aún desde antes de iniciar su administración, desde que se conoció que era el candidato electo a la Presidencia de México.

Sobre el primer tema planteado, sobre las relaciones políticas y administrativas de Lucio Hernández, se debe decir que, a pesar de que llegó a Quintana Roo aparentemente de la mano de Capella, ambos pasaron por el gobierno de Graco Ramírez, en Morelos, pero no coincidieron allí como una mancuerna.
Capella ganó notoriedad por su activismo en su natal Tijuana, en Baja California, donde se avalaron sus resultados y desde donde construyó una serie de relaciones de alto nivel con una estrategia mediática que le funcionó entonces muy bien.

De esa manera fue invitado a Morelos por Graco Ramírez, a la sazón gobernador de esa entidad.

Allí coincidió con Lucio Hernández Gutiérrez, cuya carrera burocrática y policial se hizo a lo largo de varias décadas, siempre en la Ciudad de México, con los últimos gobiernos del PRI desde 1991, y a partir de los gobiernos de la izquierda perredista en 2012 y en adelante.

Así está reseñado en su currículo público en los archivos del gobierno de Quintana Roo:

Del 2002 al 2013 tuvo estos cargos en el Gobierno de la Ciudad de México:

Director de la Penitenciaria del D.F.

Director del Reclusorio Varonil de Oriente

Director de Seguridad Penitenciaria.

Y de 1991 al 2001 estos otros en la Procuraduría general de Justicia del DF:

Subdelegado de Derechos Humanos atención de Victimas y servicios a la Comunidad

Director de Seguridad Vecinal.

Agente del Ministerio Público

A Morelos llegó por una recomendación de su amigo Alejandro Encinas, quien lo mismo trascendió como funcionario en el gobierno de la Ciudad de México desde gobiernos priístas, hasta los posteriores que tuvieron la bandera del PRD.

Encinas mismo, entre otros cargos y curules, fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México en 2005, cuando Lucio Hernández ocupó diversos encargos de esa administración, en el área de reclusorios y penitenciarias.

Por eso el hecho de que hubiera coincidido en tiempo con Capella en Morelos, no sería para nada concluyente de una relación de ascendencia o codependencia entre ambos.

Capella llegó a Morelos desde el Norte, vía la Baja California, y Lucio Hernández a través de la plataforma de sus vínculos con políticos de la izquierda perredista y ahora morenista, desde la Ciudad de México.

Es, pues, Lucio Hernández una posición avalada desde el despacho presidencial, designado tanto en Morelos y ahora avalado aquí en Quintana Roo, desde la propia Secretaría de Gobernación, a través del subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez. Con el visto bueno de AMLO, por supuesto.

Mara acuerda con Semar nombramiento para sustituir a Eduardo Santamaría

En el entuerto que se generó la semana pasada, cuando el gobernador pidió a Mara Lezama el cese de Eduardo Santamaría al frente de Seguridad Pública municipal, se generó una cierta presión para que nombrara en su lugar a una funcionaria ligada al gobierno de Carlos Joaquín.

No ocurrió así, pues Mara optó por `tocar base´ con el gobierno federal, donde guarda una excelente relación con Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica del gobierno de AMLO.

El consejo y ayuda que recibió fue ese: el de pedirle a Semar que le recomiende a alguien para ocupar el encargo.

La Marina tiene una muy buena reputación, de manera que nadie podría criticar con sustento esta solicitud, que habrá de resolverse en los próximos días.

CONCLUSIÓN:

La Seguridad Pública del estado y, sobre todo, del municipio más poblado de Quintana Roo, queda y quedará en el ámbito de responsabilidades del gobierno federal. @AntonioCallejo

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *