Este es el momento de Mara Lezama

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo | www.callejotv.com

+ Debe Mara, y lo sabe, enfatizar el cuidado en todos sus temas, públicos y privados.

Sus adversarios son tenaces y lo serán aún más

+ Congruente como siempre, Marybel rompió el pacto y no debería de sorprenderse si en el 2022, llega arropada por el PRI, el PAN, el PRD, o todos juntos

Cancún, Quintana Roo. – A partir de su nominación, los intereses, los grupos, y en general la clase política del estado, tendrán que valorar cómo asumir que su ruta, la de ella, la encamina hacia Chetumal, para contender en su momento por la gubernatura.

Obvio, falta el trecho de esta reelección y lo que pueda ocurrir en el transcurso del tiempo hasta el 2022. Pero esta es la fotografía instantánea del hoy.

No debe Mara, sin embargo, echar las campanas al vuelo ni confiarse mínimamente.

Su deber es el de consagrarse al trabajo y a una vida frugal, porque los reflectores, que ya los ha tenido, serán mucho más potentes para el escrutinio de su desempeño.

Las redes sociales son poderosas cajas de resonancia para cualquier pequeño error, tanto como para las cada vez más comunes `Fake news´.

Debe Mara, y lo sabe, enfatizar el cuidado en todos sus temas, públicos y privados.

Sus adversarios son tenaces y lo serán aún más.

Y claro, el tiempo también dirá lo que ocurra.

Para sorpresitas ya nos cayó una pandemia.

Y el remolino que viene es de intrincados intereses políticos y económicos. Ambiciones, vesanias, lambisconerías o de plano traiciones.

Volviendo a la instantánea, Mara tiene enfrente la gran oportunidad de hacer historia, por partida doble.

Convertirse en la primera presidenta municipal de Benito Juárez (Cancún), que se reelige, y luego arribar a la gubernatura, también como la primera en su género.

Quintana Roo necesita de personas enamoradas de este hermoso tanto como sufrido estado.

Y ella lo puede hacer bien, pues entiende claramente la necesidad de tender puentes, de llegar a acuerdos y de atajar intereses mezquinos cuando es necesario.

Ahora, obvio, tendrá que caminar con pies de plomo, evitar triunfalismos y festejos porque la responsabilidad es monumental.

Cancún necesita urgentemente del respaldo del gobierno estatal, pero sobre todo del federal.

Son numerosos los problemas que requieren de soluciones transversales, donde se sumen las acciones coordinadas con toda la fuerza del Estado.

Y Mara tiene la capacidad de pulsar los resortes, con la excelente relación que ha trabado tanto con el gobernador, Carlos Joaquín, y con el presidente López Obrador.

El panorama político se definió con las designaciones de candidatos y candidatas de Morena en este domingo.

El caso de Mara es particularmente definitorio.

Todos los saben, todos lo sabemos.
No todos lo entienden.

La senadora congruente y su nueva pirueta

Marybel Villegas se ha comportado de la manera más congruente con el desenlace de las candidaturas.

Si hay algo que la distingue, es que va por lo suyo siempre, con quien sea, contra quien sea, y a pesar de quien sea.

Ella atravesó una ruta de muchas maromas, prácticamente por todos los partidos competitivos.

Cuando un escenario no le cuadró para poder ser candidata, ni siquiera lo dudó.

Se fue para construirse su propio camino, donde no cabe nadie a la cabeza más que ella.

En esta ocasión se enfrenta ante la decisión de hacer la pirueta más importante de su vida política.

No obtendrá, como asegura, ningún buen resultado de la impugnación que anunció para que Morena de marcha atrás y la coloque como candidata a la presidencia municipal, desde donde anhelaba saltar a la candidatura al gobierno del estado.

Hay que recordar que ella no está afiliada a Morena, porque ese partido, convenientemente, cerró las puertas a las afiliaciones, justo para poder repartir los cargos y el poder tal y como lo viene haciendo desde que llegaron a la presidencia.

Y si no es miembro de Morena, su impugnación ni siquiera será revisada.

Ella buscará, en su momento, salir de Morena para construir un nuevo proyecto.

No hay que desestimarla del todo.

Y no hay habría que sorprenderse si en el 2022, llega arropada por el PRI, el PAN, el PRD, o todos juntos.
Ya vimos que la política no es para idealistas.

Por lo pronto, así está la fotografía del momento y, el momento, es el de Mara Lezama. @AntonioCallejo 07.03.2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 7 =