Fe, religión, política y tambores cubanos, las otras campañas

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx / www.multiversidadqroo.com

Los diversos aspirantes acuden a su fe religiosa, del catolicismo, pasando por el protestantismo, pero también a la Santería afrocubana

 

Lorenzo Martínez Arcila, se hace el `lorenzo´ con el destino que le dio a cien millones de pesos. ¿Quedará impune?

 

Cancún, Quintana Roo (11 de junio).- Los candidatos locales a puestos de elección popular no están dejando ni un resquicio en su afán por alcanzar el triunfo. Recorren a pie las zonas populares, visitan intensivamente los tianguis, que se han convertido en sus lugares preferidos. Acuden a reuniones en corto y en privado para evitar la fiscalización que hace el INE a los gastos de campaña.

Sin embargo, en ambientes más íntimos, también hacen invocaciones que surgen de su respectiva fe religiosa, que abarca un espectro amplio, desde el catolicismo más tradicional, hasta el cristianismo de Lutero en el protestantismo, pero también acuden y cada vez más, a los tambores, los `orishas´ y los amarres relacionados con las religiones afrocubanas, especialmente la `santería´.

Y es curioso, porque en estos casos sus perfiles religiosos parecen incompatibles con su la ideología política que representan, pero así las cosas.

Si bien Niurka Sáliva es cubana de nacimiento, y se pudiera especular que es afín a alguna de las religiones afrocaribeñas, para nadie es un secreto que la candidata a la presidencia municipal del Partido Encuentro Social, es feligrés de una iglesia cristiana protestante.

Cada domingo ella y su esposa, el ex presdiente municipal Gregorio Sánchez Martínez, acuden a una congregación religiosa, más inclinada al pentecostalismo, que es una de las ramas más populares y crecientes del protestantismo.

En sus cuentas de redes sociales, suelen dar a conocer las reuniones a las que acuden dominicalmente, donde piden y hacen oraciones a favor de sus respectivos proyectos, pues hay que recordar que Sánchez Martínez es también candidato, en este caso a una diputación federal por la vía plurinominal.

Y tampoco es un misterio para nadie que el mismo Partido Encuentro Social (PES), es una organización religiosa ligada a estas organizaciones religiosas, que se propusieron acceder al poder para darle un espacio a su ideología conservadora en temas familiares, aunque liberal en temas económicos.

Los casos curiosos son los de Gabriela Pallares, quien es candidata por la alianza “Por Quintana Roo al frente”, de PAN-PRD-MC, quien siendo mexicana profesa reconocidamente la religión de origen afrocubano conocida como `Santería´.

Se trata de un fenómeno religioso que surgió en la vecina isla de Cuba, cada vez más popular fuera de ese país y, por cercanía y otros factores, también creciente en este destino turístico.

Se sabe que Gaby Pallares ha traído directamente desde La Habana, a su `padrino´, es decir, a un maestro en esa religión, quien le asesora y guía en su campaña, para obtener el favor de sus `santos´, en este caso de sus `orishas´.

Los `orishas´ son las deidades del `Panteón Yoruba´, que por un fenómeno de transculturación, se relacionan con santos de la religión católica. Por ejemplo, Yemayá corresponde a la Vírgen de Regla; Babalú Ayé a San Lázaro; Changó a Santa Bárbara; Orula con San Francisco de Asís, y así con el resto.

Se conoce también que otro candidato que recurre a este tipo de `protección´, es Miguel Ramón Martín Azueta, quien también habría hecho venir a su `padrino´ de `santería´ desde La Habana, para que le ayude en la campaña.

En el caso de la candidata de Morena a la presidencia municipal de Benito Juárez (Cancún),  Mara Lezama, se hace evidente su profesión de fe católica. Pero queda más claro si se le observa en varias fotografías, pues de su cuello pende una vistosa cadena que sostiene un gran crucifijo.

 

El independiente, Isaac Janix, congruente pues se declara `agnóstico´

Isaac Janix Alanís, quien es el primer candidato independiente (que cumple el protocolo del INE de recabar firmas con una aplicación digital), se declaró `agnóstico´ en una breve charla con este reportero.

Es interesante porque a su discurso, en el que sostiene que detrás de su candidatura no hay ningún interés político o económico, pues también asegura que no hay tampoco ninguna fuerza religiosa que le acompañe en esta campaña por la presidencia municipal de Benito Juárez, Cancún.

Hay que recordar que un `agnóstico´ es aquél que, sin negar la existencia de Dios, considera inaccesible para el entendimiento humano la noción de lo absoluto y, especialmente, de Dios.

 

¿Y los cien millones de pesos?

El presidente del Congreso local, Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, está ganando tiempo en la medida que puede, para no dar una respuesta clara y definitiva al cuestionamiento que le ha hecho sobre un gasto estratosférico y más que sospechoso en presuntas ayudas sociales.

La pregunta es si quedará impune ese manejo discrecional y casi monárquico de los recursos públicos, luego de que el combate a esas prácticas fue la principal bandera con la que llegó a ese encargo.

En esta legislatura, tanto Arcila como sus otros compaleros, digo, compañeros en la Gran Comisión, han incurrido en una serie de actitudes dignas de un califato. No sólo se mueven en ostentosos vehículos de ocho cilindros, con un dispendio en vales de gasolina que supera los 20 mil pesos mensuales por diputado.

Además, se habilitaron una representación en Cancún, digna de una estrella de rock. Edecanes, asistentes, vigilantes, en un edificio donde despacha Arcila un par de días a la semana y que, curiosamente, ni siquiera cuenta con un sello para recibir documentos de forma oficial. Es un despachote.

Y cien millones de pesos perdidos no es cualquier friolera.

Esta legislatura se está dando el quién vive con sus antecesores. Ahora, la pregunta es si esta serie de irregularidades quedará impune. Vamos a ver. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *