Gustavo Mirando se anota un interesante logro

MINI-DESTRIPACUENTOS
Esta es una foto atípica. Hace años, bastantes, que era imposible atestiguar un acción coordinada, civilizada y en favor de un objetivo común, para contribuir a mejorar la calidad de los ciudadanos con acciones de gobierno, porque hace tiempo que se instalaron las agendas partidistas, sectarias e individualistas en la mayoría de los casos.
Las senadoras que aparecen en esta gráfica, Marybel Villegas de Morena y Mayuli Martínez, del PAN, son como el agua y el aceite en términos de rutas, estrategias e intereses políticos.
Aparecen juntas, pero no revueltas, con un senador del PRI, que tampoco es muy a fin a ninguna de las dos en algún sentido.
El joven presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), Gustavo Miranda García, consiguió hacer que fuera más importante un tema de agenda legislativa, por encima de esas foribundas arengas de pequeñas parcelas.
El motivo fue la firma de un convenio de colaboración, entre el Congreso local y el Instituto Belisario Domínguez, a fin de que a la XVI Legislatura alcance sus metas de profesionalización e innovación, trazado en el “Plan Primeros 100 Días”, del propio Miranda García.
El hecho, aparentemente tan sencillo, de que participasen estos particulares actores políticos, eleva el nivel de discusión en el estado, pone en el centro de la atención las necesidades ciudadanas por mejores políticas públicas, y avanza hacia lugares de coincidencia, más que de confrontación.
Le quita un poco, esperemos que en adelante sea mucho más, el nivel cirquero que tiene la política del patio, con los arranques simplones y sin contenido serio a la disputa por el poder.
Esto hay que reconocérselo al novel legislador verde-ecologista.
Primero las tareas y los objetivos, luego las aspiraciones personales, como debería ser siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *