Inmerecido trato de la federación a Cancún

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx / www.multiversidqroo.com

Este municipio turístico resuelve desde hace tiempo problemas de otras regiones del país, sin ser tomado en cuenta por ello

 

La llegada de Mara Lezama y Andrés Manuel, al ayuntamiento a la presidencia, abre la oportunidad de un mejor trato federal

 

Cancún, Quintana Roo (22 de julio).- El relevo de autoridades federal y municipal debería ser la gran oportunidad para que Cancún (Benito Juárez), se le asigne una importancia especial como eje de desarrollo de la Península de Yucatán, y desde luego también para el resto del país.

En todas las cuentas, Cancún sale perdiendo porque se le ha regateado el necesario apoyo para enfrentar los retos que implica el crecimiento poblacional.
Por eso adolece de un grave problema para dotar de los servicios a sus habitantes y a sus visitantes.

De acuerdo con las proyecciones de crecimiento, Cancún debe tener actualmente poco más de 820 mil habitantes. Y a esa cifra se le debe sumar necesariamente a unos 250 mil turistas, que el número promedio de personas que están de manera constante, y que también representan una carga para los servicios de infraestructura básicos, incluyendo las vialidades.

El municipio de Benito Juárez debería recibir una compensación especial de parte de la federación, en tanto que la ciudad se convierte en receptora de numerosos migrantes, en primer lugar del Sureste, pero desde luego del resto del país y también extranjeros de más de una centena de países.

Los datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística indican que hay 722 mil habitantes en el municipio, pero ese dato está desfasado al menos cuatro años y en ningún momento se ha considerado a los turistas que aumentan la demanda de servicios a la hora de asignar recursos federales para la ciudad.

La presidenta municipal electa, Mara Lezama, abordó durante su campaña la problemática que implica el crecimiento poblacional y la constante migración de paisanos hacia Cancún.

Ese aumento poblacional acentúa el rezago en todos los servicios que demandan los ciudadanos.

Es de todos sabido que son insuficientes las escuelas desde el nivel básico y no se diga en los medio superior y superior, donde la cobertura es ridículamente baja, de menos del 20 por ciento.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dedicado especial interés a Quintana Roo, a Cancún y al Sureste en general.

Y más recientemente se refirió al problema de la migración, incluso, mencionando las oleadas de centroamericanos que ingresan por esta región, en muchos de los casos para dirigirse a Estados Unidos. Pero sabemos que la tendencia a quedarse en Cancún y la Riviera Maya también esta al alza.

La federación debe de considerar de forma especial a Cancún, por que es una ciudad que resuelve (cada vez menos eficientemente), los problemas de extrema pobreza y falta de oportunidades de paisanos de Chiapas, Tabasco, principalmente.

El punto es que Cancún se encuentra en un punto crítico, donde se han acentuado de forma muy grave varios problemas, todos relacionados con la llegada masiva de coterráneos y extranjeros.

El estancamiento y colapso del sistema de vialidades es gravísimo. Y lo será más si entendemos que no hay espacio a ras de suelo para ampliar las vialidades principales del primer cuadro, mientras que cada día llegan más concesionarias de venta de automóviles que multiplican sus ventas.

A la ciudad le urge una solución de movilidad de gran calado, que incluya medios de transporte ambiciosos, como trenes suburbanos, metro buses y carriles confinados con rutas exprés.

La ciudad de Monterrey optó por un sistema de metro elevado, que bien podría ser una solución para Cancún. Lo mismo que rutas de metro bus que consigan trasladar a los miles de trabajadores que atraviesan la ciudad, y que actualmente lo hacen en miles de camionetas colectivas que recargan terriblemente el tráfico vehicular. Contaminan, son peligrosas e invasivas.

La inseguridad es otro grave problema, que requiere un abordaje aparte.

Por lo pronto, con la renovación de las autoridades a nivel federal y municipal, y siendo además coincidentes en su origen político-electoral, esperemos que consigan llegar acuerdos que le den el lugar que se merece a Cancún, por lo mucho que aporta y por el olvido en el que se encuentra. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *