La alianza Morena-Verde y la `bendita´ desmemoria ciudadana

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

+ En el choque de Morena de AMLO vs. PAN y PRD de Carlos Joaquín, se antoja interesante porque ambos provienen de una oferta de `cambio´. A ver cómo marcan diferencias, siendo que ambos grupos son a la vez gobierno

Cancún, Quintana Roo (16 de enero).- La alianza entre el Morena de López Obrador y el Partido Verde, de Manuel Velasco, no representa ninguna sorpresa. Ni mucho menos tiene las resistencias interiores suficientes como para considerarlas un obstáculo para su concreción.

Es una consecuencia natural de los profundos orígenes priístas de los actores que conforman la clase política del estado, refugiados hace largo rato en ambos organismos. Sobrevivieron astuta y sagazmente a la vorágine de cambios impulsada desde la sociedad, mimetizándose oportunamente en el rojo tinto de Morena y el Verde.

A las voces que exigen purismo, congruencia y verticalidad en el ejercicio político, basta desgranarles la lista de nombres de los senadores y diputados federales, los más encumbrados, y hacerles el repaso inmediato de sus filiaciones políticas.

José Luis Pech, se formó en el PRI, al igual que Mildred Ávila, Jesús Pool Moo, Adriana Teissier, y no se diga en los casos de Marybel Villegas, quien probó con todos los colores y siempre consigue ubicarse en el lado de los ganadores.

Luis Alegre, dirían, es morenista de cepa. Pero ocurre que su candidatura plurinominal, fue un regalo de López Obrador para retribuir la amistad con el padre del hoy diputado federal, o sea Gastón Alegre, cuyo origen priista está aún más cerca de la visión setentera de AMLO.
El empresario radiofónico trabajó en el plan nacional de Turismo en la campaña electoral de Miguel de La Madrid Hurtado.

Todos provienen del PRI, están formados en el PRI y únicamente cambiaron de colores partidistas por una cuestión de sobrevivencia.

Su mayor ventaja es que los ciudadanos no tienen esa memoria.

Manuel Velasco, a la sazón gobernador de Chiapas por el Partido Verde, traicionó al PRI para acercarse al entonces candidato Andrés Manuel López Obrador. Y eso le gustó al actual presidente.

La alianza Morena-Verde se cocinó durante la campaña presidencial.

Y va.

Será interesante, en todo caso, si en este caso la alianza gobernante (en el estado), de PAN, PRD y PES, consigue sacar algún rendimiento electoral de esta aparente debilidad de Morena por aliarse con el Partido Verde.

De entrada, es relevante que en esta ocasión no va de candidato AMLO, de manera que cada facción está obligada a mostrar su verdadero músculo.

Ambos grupos están emplazados a construir un aliciente ciudadano para acudir a las urnas.

La curiosidad es, adicionalmente, que todos los grupos o partidos en la contienda, son al mismo tiempo autoridades en alguna área de gobierno.

Marcar diferencias será todo un reto. Porque son muy parecidos. Surgieron de procesos similares, ofreciendo el cambio. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *