La gran batalla por las regidurías entre PAN y PRD

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

Atenea Ricalde, Carlos Orvañanos, Jesús Pool, en medio de inentendibles negociaciones; Juan Carrillo, con un PRI fuerte en Isla Mujeres, fue despojado de un derecho a influir y participar

Cancún, Quintana Roo. – Hay dos casos curiosos, por no decir simpáticos, donde los partidos opositores a Morena, parecieran haber entregado la elección. Se han rendido, aparentemente, desde ya.

Claro que eso no les da ninguna risa a Juan Carrillo Soberanis, presidente municipal de Isla Mujeres, o a Carlos Orvañanos, en el caso de Cancún.

El primero, el alcalde isleño, tiene tan buenos números y posicionamiento, que logró reelegirse en un santuario para el PRI, en medio de un escenario muy adverso para ese partido en todo el país.

En las negociaciones con el PAN y el PRD, para la llamada `mega alianza´, se resolvió que será el PAN, y de forma inentendible, no el PRI, quien encabece la planilla con su candidato a la presidencia municipal.

El dato más curioso aquí es que la candidata, se determinó, será la descendiente del linaje RIcalde, en la persona de la actual diputada Atenea Gómez Ricalde.

Tiene lógica al interior del clan y de los propios partidos PAN y PRD, donde su madre, Alicia, es una lideresa panista de cierto blasón, y su hermano, Julián, exactamente lo mismo con relación al PRD.

Aún más lógica si, uniendo esos lazos familiares, observamos que Atenea es esposa del hijo de Miguel Ramón Martín, un político de formación priísta, luego cercano a movimiento ciudadano, y también cercano al actual gobernador, Carlos Joaquín González, quien cierra el círculo de relaciones con Alicia, su actual directora de APIQroo, y Julián, su ex secretario de Desarrollo Social.

En ese ámbito se entiende la candidatura de Atenea.

Pero en el del PRI, con todo y sus buenos números, es profundamente inconsistente.

Juan Carrillo, es de todos sabido entre la clase política local, no tiene buenas relaciones con el clan Ricalde. Todo lo contrario.

Se conoció que, en algún momento, intentó vetar a Atenea, hablando al más alto nivel de influencias del PAN, aduciendo que él apoyaría cualquier decisión, menos la de impulsar a la heredera afortunada de los Ricalde.

El argumento, sólido, es que ella no alcanzó a ganar en el territorio isleño.

Su llegada a la diputación que ocupa, se debió a votos captados en el vecino municipio de Lázaro Cárdenas, a donde llega el distrito electoral local por el que compitió y que abarca también Isla Mujeres.

Con esa lógica numérica y de relaciones encontradas que no harán andar bien la campaña, en Isla Mujeres se está entregando el poder municipal a Morena.

No es posible avizorar a Juan Carrillo, o sus operadores, haciendo campaña y solicitando el voto por el PAN, menos por Atenea.

La diptuada, por tanto, podría aspirar a una regiduría. Y ya.

Ahora, en el caso del PAN en Cancún, Carlos Orvañanos, el actual vocero del gobierno del estado, las cosas están igualmente llamativas, por contrahechas.

Es evidente que Orvañanos cabalga en caballo de hacienda para el caso de su partido, el PAN, que lo ha llevado a encabezar el gobierno en una Delegación (Cuajimalpa), en la CDMX.

Aquí le han allanado el camino el ex director de Turismo de Cancún, Francisco Reyes, y más recientemente un grupo francamente desconocido de panistas locales.

Al menos mediáticamente, lleva la delantera en el PAN, con la salvedad de que en ese partido funcionan muy bien algunos resortes y palancas del panismo conservador local, que acaba favoreciendo la antigüedad y el arraigo, más que a las figuras frescas.

Y Orvañanos no ha alcanzado a navegar en esas profundidades.
Se mueve en la nata del panismo. Flota por ahí, y con la bendición tácita de su jefe, el gobernador, Carlos Joaquín.

Esto último no garantiza nada, porque la breve historia del gobierno joaquinista no ha dado candidatos ganadores. Carlos Joaquín no ha metido las manos por ningún candidato.

No podría ser diferente ahora, que hay un observador implacable, en la persona del presidente Andrés Manuel López Obrdor.

Y se debe mencionar, obligadamente, que en el otro lado de la `mega alianza´ en Cancún, figura con luz propia Jesús Pool Moo, quien cuenta con un posicionamiento, arraigo y sustrato con número favorables.

El PRD está convencido de que Chucho Pool debe ser el candidato común.

Este escenario da para una regiduría, o dos, si no se alcanzan acuerdos lógicos de participación entre estos figurantes y sus partidos políticos.

Pero así están las cosas.

Mientras Morena sigue presente como un fenómeno que nadie logra desentrañar, para hallarle un debilidad que les otorgue más probabilidades de vencerlo. @AntonioCallejo 19.01.2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =