“La guerra que se acerca estallará, mañana lunes por la tarde…” (Esta boca es mía; J. Sabina)

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com

www.revistavortice.com.mx

 

Este lunes quedará claro si la primera minoría en el Congreso, es decir, Morena, tiene capacidad de respetar acuerdos y fortalecerse rumbo a la sucesión

O bien, si rompen su palabra para designar a otra persona en vez de Arturo Castro a la Secretaría General. Si es así, viene imparable la guerra fratricida y su debacle

 

CANCÚN, QUINTANA ROO (29 de septiembre).- El nombre que se decante este lunes en el Congreso del estado, para ocupar el flamante cargo de secretario general, será determinante en varios sentidos. En primer lugar, quedará claro si la dirigencia nacional de Morena es realmente clave para la gobernabilidad de ese partido, o si es un adorno en medio de la gran batalla de los egos.

Consecuentemente, conoceremos cómo se aproxima este Morena hacia la cada vez más cercana batalla por la sucesión en el gobierno del estado. Si acaso con alguna estrategia institucional, o un asomo de organización, o si todo será una batalla fratricida de todos contra todos. Como una lucha libre donde todos los aspirantes están metidos en una jaula, para ver quién sobrevive.

Porque en gran parte, de este desenlace dependerá si el partido de Andrés Manuel López Obrador tiene capacidad de llegar fortalecido al momento de la sucesión, o bien, si en este camino de tres años va a dilapidar su potencial con una batalla interna que lo debilite, al grado de abrirle posibilidades a sus adversarios.

Veamos:

Este inicio de semana está programada en la XVI Legislatura, la designación de la persona que se hará cargo de la secretaría general del Congreso, un cargo nuevo, que dura tres años, y donde su titular adquiere un poder notable en decisiones administrativas, jurídicas, pero también legislativas en tanto que está encargado de la reseña y toma de actas del día a día de las sesiones.
Por esa gran influencia se le llama coloquialmente como `súper diputado´ a este encargo.

En el acuerdo primigenio, aquél de una madrugada de agosto en Chetumal, los diputados de Morena (los nueve que conforman la primera minoría), acordaron que será Arturo Castro Duarte, un político cercano a Yeidckol, quien asuma la secretaría general.

Pero se debe tener bien claro que esa primera minoría de Morena, con su novena de legisladores, es bien frágil. Está dividida en dos fracciones, una de cinco y otra de cuatro, que se ven con mutuo recelo.

Cada grupo ve al otro como los traidores a la Cuatro T. Ellos mismos se denominan `Chairos contra Fifís´.

Ese acuerdo general fue tomado bajo el visto bueno de la líder nacional morenista, Yeidckol Polevnsky.

Pero como se sabe, los legisladores cambiaron el sentido de otros acuerdos principales, como en el caso de la conformación de las comisiones.

La recurrente intromisión de otros actores en esta Legislatura, como el caso de la senadora Marybel Villegas, abre la posibilidad de que no se respete el acuerdo que señala a Castro Duarte como el elegido.

Sin embargo, se sabe que el propio Arturo Castro ha mantenido abierto un canal de comunicación directa con los diputados de su partido, y en ese entorno pareciera que todo marcha sobre rieles.

Si ocurre así, se puede empezar a ver a Morena en el estado como un grupo capaz de construir y de respetar acuerdos, y que por tanto podría empezar a fortalecerse con vistas a los próximos procesos electorales, sea federal o el estatal.

De otra manera, si sucede que los legisladores no respetan su palabra, quedará claro que los peores enemigos de Morena para alcanzar otras metas, son sus mismos miembros.

Para beneplácito de sus adversarios.

Todo este lo sabremos este lunes. @AntonioCallejo

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *