Lo más nuevo: Cibermafias acosan la industria turística


DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com

www.revistavortice.com.mx

Peligrosos `hacker´s´ secuestran (encriptan) la información y sistemas operativos de hoteles, a cambio de millonarias sumas

 

Otros grupos aprovechan omisiones en el tratamiento de información personal, para emprender demandas y recibir indemnizaciones

 

Cancún, Quintana Roo (15 de septiembre).- La industria de la hospitalidad que se asienta en Quintana Roo, proveniente de diversas partes del mundo, es objeto de una andanada igualmente variada de mafias que logran hacerle mella y obtener millonarias ganancias ilegales.

Demandas por casos de intoxicación a través de alimentos, o por errores en la manipulación de datos personales y/o bancarios; y lo más reciente y escandaloso: el secuestro de la información de seguridad de los sistemas de cómputo, para exigir extorsiones millonarias a cambio de `desencriptarlos´.

En este sentido, se sabe que hace unos pocos meses el área de sistemas del hotel Hard Rock, de la zona hotelera de Cancún, se llevó la sorpresa de que un grupo de `hacker´s´ encriptó su información. Luego recibió un ominoso mensaje advirtiéndoles que solo la podrían recuperar, a contra entrega de una millonaria suma en criptomonedas.

El chantaje no se consumó, pues este hotel, de origen norteamericano, está sujeto a los protocolos de `no negociar con terroristas´. Y le ayudó, principalmente, un eficiente sistema automático de respaldo de información. Aunque por más de 24 horas tuvieron severos problemas para gestionar reservas y la gestión de servicios para sus huéspedes, finalmente lograron salir del entuerto.

Ahora se sabe que hay una sentida preocupación entre los altos directivos de la industria hotelera, que conminan a sus empleados a capacitarse en `ciber-seguridad´, y a intercambiar información y experiencias con otros equipos de sistemas en el sector.

“En la hotelería todos estamos conscientes de que no es posible protegerse al cien por ciento de un ataque de `hacker´s´, pero al menos podemos aminorar el riesgo si tomamos las precauciones debidas, con la infraestructura necesaria”, comentó un gerente de sistemas de una de las pocas firmas hoteleras mexicanas.

“Este tipo de ataques han ocurrido a varios centros de hospedaje, como Marriot, Grupo Posadas, entre muchos otros… en algunos casos sí han tenido que pagar para desencriptar la información y otros logran solventar la emergencia con sus respaldos”, añadió.

 

Demandas por gestión errónea de datos personales o bancarios

Recientemente se difundió que un grupo de hoteles españoles, que operan aquí en el estado, registraron pérdidas de hasta 50 millones de euros en lo que va de 2019. Fueron víctimas de una serie de demandas interpuestas por `falsos turistas´, quienes alegaron casos de intoxicación que nunca existieron.

Pues a ese `modus operandi´, se le añadieron otros dos tipos de extorsión, que aprovechan la escasa cultura de protección de información personal en los propios protocolos de los hoteles.

Así ocurre:

Al desalojar el hotel, el turista solicita por escrito que sus datos personales sean eliminados para borrar cualquier registro de su estancia.
México tiene una Ley de Protección de Datos Personales y reglamentos para el tratamiento de datos bancarios, pero en este caso los demandantes son extranjeros y entonces invocan una ley del Reino Unido, mucho más severa en castigos corporales y multas económicas.

Si ocurre que posteriormente, este turistas recibe algún aviso, promoción o un simple comunicado, queda en evidencia una omisión en el pedido de anulación de registros, y por lo tanto el hotel es vulnerable a una serie de demandas civiles, que suelen terminar con la indemnización en cuantiosas cifras.

Estas son las mafias con las que está lidiando la industria turística de Quintana Roo, cada vez más sofisticada, pues apunta a extraerle ganancias a uno de los negocios más rentables hay en el mundo. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *