Los que se van y los que llegan, sin respaldo ciudadano


DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

La ausencia de los ciudadanos caracterizó el encontronazo por el control del Congreso del estado

 

Ninguna fracción cuenta con el respaldo del electorado; Unos lo perdieron en el camino y los nuevos nunca lo consiguieron

 

Cancún, Quintana Roo (04 de septiembre).- La XV legislatura que terminó fue la más votada de la historia de Quintana Roo. Es la misma que llegó, montada en la `ola del cambio´, con el actual gobernador Carlos Joaquín González. Tomó posesión en medio de una gran algarabía popular, y sus nuevos protagonistas, de PAN y PRD, arrinconaron a su oposición, principalmente al PRI, hasta reducirlos a la casi inexistencia.

Ahora, la XVI Legislatura que asumió este martes, ha sido la menos votada en la historia de Quintana Roo. Con un respaldo ciudadano reducido al mínimo. Su asunción fue una repetición del avasallamiento mayoritario sobre los perdedores.

No obstante esas diferencias polares, hoy comparten el mismo descrédito frente al electorado, la misma lejanía de los ciudadanos y la ausencia de una calidad moral que les permita presentarse como verdaderos servidores públicos.

Porque la mayoría PAN-PRD que se va y la nueva de Morena-Verde que llega, les une la enorme distancia que zanjaron con los ciudadanos quintanarroenses.

Aquellos diputados, de los cuales algunos repiten, no lograron conservar el bono democrático que ganaron al vencer al PRI.

Se encerraron en las cuatro paredes de la sede del Congreso, se abstuvieron de consolidar las estructuras de adeptos y votantes, y nunca se dieron cuenta cómo se diluyó esa simpatía que lograron para vencer al otrora poderoso PRI.

Y los que llegaron ahora están exactamente igual de solos en términos de apoyo ciudadano. Apostaron a la inercia del voto por Andrés Manuel López Obrador, pero en realidad sólo cosecharon el sufragio anti-PRI.

Les alcanzó, pero mínimamente.

Por eso la sesión de ayer, para instalar a la XVI Legislatura, fue sencillamente un encontronazo de ambiciones por el reparto del gobierno de la cámara.

Marybel Villegas Canché, la senadora morenista de corazón multicolor que irrumpió en el recinto, lo dijo a su modo: “el Congreso no es de nadien (sic”.

Tiene razón, el Congreso no tiene ninguna conexión ciudadana.

Los legisladores, sean de cualquier partido, están sólo por sus ambiciones personalísimas, sin entender su responsabilidad para con los ciudadanos quintanarroenses.

Cada uno tiene su proyecto político. Unos quieren ser diputados federales, otros presidentes municipales, y detrás de ellos están los padrinos y madrinas que se quieren lanzar directo a la gubernatura.

 

Frágil nueva mayoría morenista

Hoy los diputados que conforman la mayoría entre Morena y Verde, están unidos por una breve coyuntura. Más temprano que tarde, se van a enfrentar entre sí para construir, cada uno por su lado, esos proyectos para saltar a un nuevo cargo.

Baste saber que los diputados del Partido Verde, léase Gustavo Miranda y Thiara Slechke, son promotores de la entrada de los servicios de taxi vía plataformas digitales, mientras que su compañera Erika Castillo es la hija predilecta de la mafia del sindicato de taxis de Cancún. En ambos lados hay aspirantes a la presidencia municipal. De que chocan, chocan. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *