Malecón Tajamar, es tierra de todos

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

Excelente medida la que instruyó y gestionó Mara Lezama; toca a los ciudadanos apropiarse y aprovechar este espacio público, que tanta falta le hace

Cancún, Quintana Roo, 03 de enero.- El anuncio hecho por la presidenta municipal, Mara Lezama, en el sentido de que se abrirá al libre tránsito Malecón Tajamar, es bien importante y muy positivo. Le añade a la ciudad un valor del que desafortunadamente carece.

No hay un solo espacio público en toda la ciudad, a donde puedan coincidir todas las clases sociales sin distingos, de forma gratuita y segura.

Todas las ciudades mexicanas que cuentan con un malecón, han convertido y aprovechado históricamente esos espacios; ofrecen una verdadera fiesta, con actividades culturales, circuitos gastronómicos, ferias de todo tipo.

Y lo más importante. Le pertenece y lo usan todos los ciudadanos por igual.
En contraste, Cancún está perdiendo, si no es que ya perdió, su calidad de ciudad.

Es, sin duda, un excelente negocio. Un destino modelo en la atención de los millones de visitantes que tienen la expectativa, que siempre se cumple, de disfrutar de unas vacaciones en un lugar esplendoroso. Con servicios de primer nivel, con una atención que se afina con el paso del tiempo.

Cancún tiene productos turísticos inigualables, y es la ciudad `llave´, que abre una generosa puerta y con ella el abanico enorme de posibilidades turísticas en la Península de Yucatán.

Un visitante extranjero nunca distingue cuando llega a esta ciudad y después contrata un paseo a Chichén Itzá o a Calakmul. Nunca se entera de que está en Yucatán o Campeche. Sencillamente está convencido de que ha visitado Cancún y sus alrededores.

Punto y aparte, los ciudadanos cancunenses viven una realidad muy distinta en el día a día.

Transportarse a la escuela o al trabajo, sin un automóvil (la mayoría no lo tiene), es un verdadero martirio. La ciudad privilegia a los vehículos automotores y castiga a los peatones.

Las áreas públicas se han dejado a una inercia de descomposición, de manera que no ofrecen las condiciones para albergar a un conglomerado plural de ciudadanos.

Ejemplos: El crucero, una zona de intenso tráfico de personas, con una enorme área comercial, es francamente inseguro. Allí opera el prostíbulo más grande del Sureste, y no es apto para ofrecer un paseo a todos los ciudadanos. Eso lo hace marginal y poco recomendable para visitarlo.

El parque de las palapas, insuficiente en sus espacios, es visitado por un pequeño sector de la ciudad. Y nada más.
A Cancún le hace mucha falta su Malecón Tajamar.

Le hacen falta muchos malecones.

Y la decisión de Mara Lezama es un acierto. Ahora toca a los ciudadanos apropiarse de ese espacio y no permitir más que la tierra de todos se quede en manos de pocos. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *