El nuevo dilema de la industria turística

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

No hay un punto de equilibrio en el nuevo esquema federal, porque habrá inversión para abatir necesidades, a riesgo de perder turistas, inversiones y divisas

 

Maribel Villegas, la senadora de Morena, decidió hacer campaña adelantada por la gubernatura, pero sobre la sangre de un problema que no atiende

 

Cancún, Quintana Roo (07 de abril).- Lo ideal sería encontrar un punto medio. Entre la atención de los ciudadanos marginados del desarrollo en los destinos turísticos, pero sin descuidar la promoción internacional.

Y es que la posición del nuevo gobierno federal con respecto de la industria turística responde a un diagnóstico más que atinado. Durante años los conocedores del negocio, pero sobre todo académicos y hasta algunos gobiernos con conciencia social, alertaron sobre la urgencia de emprender una gran batida para aminorar la desigualdad que se genera donde hay desarrollo turístico, pero con una atracción proporcional de migrantes, que engrosan las estadísticas de la pobreza.

En esta nueva visión, los empresarios del ramo ven la misma paradoja, pero en sentido inverso.

Si el gobierno federal enfoca sus baterías únicamente en promover obras y programas para atender las necesidades sociales, pero se desentiende de la promoción internacional, el nuevo dilema será la inviabilidad económica de la ecuación.

Las luces amarillas están prendidas.

Los hoteleros advirtieron de una desaceleración en la tendencia de reservaciones, lo mismo que en el tráfico de pasajeros.

México se desplazó del sexto al decimosexto sitio en el ranking turístico mundial en el tramo del último trimestre de 2018 y lo que va de 2019.

Y en este contexto, el gobierno federal anunció que ese paquete de recursos que provenía de la captación del Derecho de No Inmigrante (DNI), hacia el mega proyecto del `Tren Maya´, y no más a la publicidad internacional.

Se trata de un fondo de poco más de 24 mil millones de pesos.

Durante muchos años, los sectores público y privado discutieron sobre cuál era la forma más adecuada para captar y destinar recursos para la promoción.

Se cayó en la cuenta de que era más eficaz etiquetar el ingreso de divisas vía el derecho de ingreso para los visitantes, y en los hechos se comprobó que era un círculo virtuoso.

Entre más recursos se destinaron a la publicidad, se mantuvo una inercia positiva en el aumento de turistas y de divisas, incluso de inversiones para el sector.

Es, como señalamos arriba, un anuncio más que positivo que el gobierno federal mantenga un enfoque social, para atender a cientos de miles de personas que viven en situaciones de marginalidad, a pesar de que participan del engrandecimiento de los polos turísticos.

Los Cabos, Acapulco y Solidaridad (en Quintana Roo), son tres ciudades emblema en este nueva era del gobierno federal, pues recibirán recursos extraordinarios para atender sus cinturones de miseria.

En esta edición del Tianguis Turístico de Acapulco, los empresarios de la industria turística empujaron todavía para sensibilizar al presidente Andrés Manuel López Obrador, y al secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, para cambiar de opinión y destinar alguna cantidad, al menos un 50 por ciento de lo que se solía invertir en administraciones pasadas.

Parece que el dilema se ha invertido.
Nos habíamos acostumbrado a tener una industria turística pujante con numerosos ciudadanos empobrecidos. Y ahora, podremos tener a empleados mejor atendidos en el renglón del desarrollo social, pero en destinos sin turistas. Eso no puede durar mucho. Lo mejor sería encontrar el punto de equilibrio.

 

Maribel Villegas quiere sacarle raja política a la inseguridad

Las ciudades más turísticas de Quintana Roo resienten, de un tiempo para acá, de un aumento en los índices delictivos que nadie ha negado.

Por el contrario, tanto el gobierno del estado, como las autoridades municipales en Solidaridad y Benito Juárez, han reconocido la urgente necesidad de reforzar las medidas para contener esta tendencia, que está relacionada con el atractivo económico que ofrecen estos destinos.

Desde los delincuentes comunes, y hasta grupos del crimen organizado, presionan fuertemente a la capacidad de los cuerpos de seguridad. Se frotan las manos y tratan de extender sus operaciones aquí.

El gobernador Carlos Joaquín ha invocado al gobierno federal y a los municipales, para sumar en una estrategia de coordinación y unidad, para enfrentar con más eficacia este problema.

El gobierno federal movió a otras entidades a los efectivos de la policía federal, en tanto que en municipios como Solidaridad, la presidente municipal, Laura Beristain, no solo impide el establecimiento del mando único, sino que además combate a la ayuda que le ofrece el gobierno estatal.

Y en este contexto, en el que se requiere abonar a la solución, con propuestas y voluntad política, la senadora Marybel Villegas optó por sacarle raja al problema. Quiere construir con mucho adelanto, más de tres años, una candidatura al gobierno del estado. Dicen que en la política todo se vale.

Sin embargo, resulta a todas luces miserable hacer leña del problema que enfrenta Quintana Roo. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *