El padre abandonado que nadie celebró

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com

www.revistavortice.com.mx

Cancún, Quintana Roo (16 de junio).- En este día, cuando los mexicanos celebraron el día de su progenitor, menudearon felicitaciones, fotos de momentos memorables y agradecimientos a los padres que cuidaron con ternura, dureza o sencillamente con alguna atención a sus hijos.

Sin embargo, hay quien y quiénes se olvidaron de dedicarle unas palabras a esa figura paterna que les mimó y cuido desde sus primeros pasos y hasta ahora, que son autónomos, independientes y exitosos.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no sólo no se acordó de darle aunque sea un modesto saludo a su padre, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), sino que además ahora lo rechaza en público, le dice que lo detesta y que lo abomina.
Qué malagradecido, caray.

Las principales figuras, empezando por su fundador y actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, le deben todo a esa organización política.

De hecho, este su líder y en general las formas de administración de sus simpatías y de la propia administración del gobierno, son prácticamente iguales a las que le tocó vivir al PRI en su esplendor.

Un presidente omnipotente, omnipresente, que no se merece la crítica a decir de sus seguidores, y que tiene el poder de la taumaturgia; es decir, de arreglar todo mágicamente sólo con decretarlo verbalmente.

López Obrador fue director del Instituto Indigenista de Tabasco en tiempos del gobernador priista Leandro Rovirosa, a quien sigue admirando evidentemente, pero en secreto.

Fue ese gobernante tabasqueño que le prohijó quien impulsó el desarrollo urbano `Tabasco 2000´, y el puerto petrolero de `Dos Bocas´, donde ahora hace lo posible para construir una refinería.

Era presidente en esa época Luis Echeverría Álvarez, señalado como coautor de la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, además reconocido represor. AMLO ya era mayorcito, pero nunca denunció a esos gobiernos que le dieron trabajo luego de graduarse en la UNAM.

“Se acabó la corrupción”, una frase similar a la “renovación moral” de Miguel de la Madrid, aquél priista que gobernó el país mientras López Obrador disfrutaba de segundo cargo importante en el gobierno federal, como director de la Promoción Social del Instituto Nacional del Consumidor.

Hoy le acompañan reconocidos ex priistas como Manuel Barlett, el mismo que bajó el switch para allanar el fraude que hizo presidente a Carlos Salinas de Gortari en 1988.

Aquí mismo en el estado, numerosos políticos que hace realmente muy pocos años, si no es que meses, aún participaron en política bajo las siglas del PRI, hoy flamean el estandarte de Morena.

Y se olvidaron de postear aunque sea una foto de ese partido paternalista que les trató demasiado bien.

Pero en fin.

Así son algunos hijos. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *