RAFA MARÍN, EL PIVOTE QUE PODRÍA SER ARIETE EN MORENA

MINI-DESTRIPACUENTOS

+ Mientras los morenistas del estado `se hacen bolas´y se niegan a construir unidad para los procesos de 2021 y 2022, el hombre de AMLO en Quintana Roo no tiene quien le haga sombra para ser candidato a la gubernatura

Cancún, Quintana Roo.- Amigo personal, pero de veras muy cercano a Andrés Manuel López Obrador, el ahora encargado del proyecto del Corredor Transítsmico, Rafael Marín Mollinedo, el líder de facto en el Morena estatal, se estableció nuevamente en Cancún esta misma semana, cuando ya se ha iniciado la carrera para los comicios de 2021, y que es la antesala para el 2022.

Marín Mollinedo, paisano de AMLO, colabora con el tabasqueño desde hace años. Baste decir que ocupó cinco años (2000-2005), el cargo de Servicios Urbanos del gobierno del DF, cuando el ahora residente de Palacio Nacional fue Jefe de Gobierno.

Actualmente está encargado del Corredor Transítsmico, uno de los proyectos emblema del gobierno federal. Su oficina colinda con el despacho presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Se sabe de primera mano que Marín Mollinedo es un nuevo vecino del Residencial Cumbres en Cancún, donde le queda muy cerca una cafetería de la franquicia Starbucks, donde despacha regularmente.

Marín Mollinedo es el artífice del actual tablero político de Morena en el estado, pues siendo encargado estatal de ese instituto político, fue quien invitó a participar a numerosos cuadros que hoy tienen importantes cargos de elección popular, luego de que montados como candidatos, López Obrador les hizo el favor de hacer ganar sus postulaciones.

Contribuyó desde la construcción de la candidatura de José Luis Pech Várguez al gobierno del estado, cuando enfrentó al hoy gobernador, Carlos Joaquín González, y se mantuvo operando las candidaturas en el pasado proceso electoral, cuando Morena ganó los ayuntamientos Othón P. Blanco, Solidaridad y Benito Juárez, así como las cuatro diputaciones federales.

En un contexto en el que prevalece una férrea batalla fratricida en Morena estatal, donde la unidad y la coordinación son una utopía, la presencia de Marín Mollinedo en el único factor de equilibrio, en tanto que se le atribuye ser la correa de transmisión de la voluntad del presidente.

Es cierto, como dice el propio López Obrador, que falta » muchísimo» para que inicie el proceso para renovar la gubernatura, pero apetitos desbocados, como los de la senadora Marybel Villegas Canché, empujan hacia un garantizado desastre a Morena.

Y es que la senadora no distingue entre aliados, compañeros de partido, ni opositores.

Mantiene una estrategia de confrontación con todo y contra todo, a pesar incluso de que no ha sido reconocida como miembro de Morena, sino como una `advenediza´, como consideró en su momento la otrora dirigente nacional de ese movimiento, Yeidckol Polevnsky.

Marín Mollinedo, evidentemente, ha sido encomendado a poner orden en Morena rumbo a los procesos electorales.

Cada cuadro morenista le tiene respeto y reconoce su ascendencia como cercano al presidente.

Por eso no debe descartarse que, si no hay manera de llegar a acuerdos con los actuales suspirantes, el ganón a la hora de las postulaciones sea el propio Rafa Marín.

Por cierto, Marín Mollinedo es un exitoso empresario, dueño de la distribuidora de frutas y legumbres Tabana Banana, que surte a numerosos hoteles de la Zona Hotelera; en su momento tuvo el contrato para ministrar la comida de los reos en el municipio de Solidaridad.

Es propietario de un par de condominios en `B to B´, en Puerto Cancún, pero al ser llamado a colaborar con AMLO en su gobierno se trasladó a la CDMX a vivir.

Ahora ha vuelto nuevamente como vecino de Cancún, a donde corresponde su credencial de elector como avecindado de Quintana Roo. 17.09.2020

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *