¿Sálvese quien pueda? ¡Justicia para Alexis, y para todas las víctimas!

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

  • La sociedad reclama resultados, castigo a criminales, atención a víctimas.
  • No le sirven políticos inhumanos que nunca se equivocan, que no admiten errores
  • Menos cobardes que huyen sin responder por su responsabilidad, como Isaac Janix

Cancún, Quintana Roo. – El origen del tráfago de crisis política que envuelve al gobernador, Carlos Joaquín, y a la presidente municipal de Benito Juárez, Mara Lezama, es el atroz asesinato y desmembramiento de una jovencita en este municipio. Una más.

La crueldad del hecho, generó un dolor que nadie puede entender más que los dolientes familiares de Bianca Alejandrina (Alexis), de cuyas vidas presentes y futuras quedó borrada de tajo la alegría.

El hecho generó un malestar social y protestas completamente justificadas.

Eso es lo que no se debe perder de vista, porque hay un contexto que exige acciones puntuales para dar con el o los responsables del crimen, pero también para enviar señales de que se toman medidas preventivas para que no se repita.

Una situación de alta complejidad si se ve desde una posición de gobierno.


¿Rompimiento entre Carlos Joaquín y Mara Lezama?

Distintas voces, sea por los canales adecuados y por los inadecuados, se alzaron de inmediato para poner en el centro del debate los lances que se hicieron la presidente municipal, primero, quien puso de relieve la existencia de un `Mando único´, con el que mandó una señal de deslinde.

Pocas horas después, Carlos Joaquín hizo lo propio cuando dio un detalle fino en el enredo, señalando al director Mu-ni-ci-pal, de tener la primera responsabilidad en la represión de una marcha de protesta por el asesinato de Alexis.

¿Mintieron? No, de ninguna manera.

Los dos redujeron la compleja situación al concepto que mejor les venía personalmente.

¿Emocionales?

¡Claro! Si no son de madera. Son personas de carne y hueso, con un nervio igual al del más pintado.

Ambos, se sabe y es de conocimiento público, son personas decentes. Mara Lezama con menos experiencia política que Carlos Joaquín, pero los dos con un alto sentido del papel que representan de cara a la sociedad.

Ahora, hay que ser muy puntuales.

Responsabilidad no es igual a culpabilidad. Y en todo caso, como dice el lugar común, lo que se impone es un des-lin-de de responsabilidades.

Carlos Joaquín impulsó con todas las herramientas a su cargo la implementación de un `Mando Único´. Eso llegó con el paquete de la designación de Jesús Alberto Capella al frente de la Secretaría de Estatal de Seguridad Pública.

Mara Lezama se comprometió con el gobernador en esa estrategia, e hizo lo propio para darle entrada al Mando único.

Lo que pasara después de eso es, justo en ese ámbito de sus decisiones personales y acuerdos políticos, su responsabilidad. No puede ninguno de los dos sustraerse de esa decisión tomada en su momento, porque no era para presumir únicamente avances.

La responsabilidad sigue siendo compartida, de cara a Quintana Roo

Jesús Alberto Capella asumió inmediatamente su responsabilidad. No se le puede escatimar nada a su determinación de “poner su renuncia en el escritorio del gobernador”.

Antes, y a pedido expreso del gobernador, fue cesado el titular de Seguridad Pública municipal, Eduardo Santamaría.

En este sainete, y aún me remito a la idea principal en el sentido de que hay víctimas de un atroz asesinato y ciudadanos a la espera de señales de mejoramiento del entorno de la seguridad pública, no podemos caer en la reducción de los acontecimientos a una confrontación entre el gobernador y la presidente municipal.

No hay cabezas en SP, pero sí responsables

El hecho rotundo es que ahora no hay titulares –aunque sí que hay responsables y estos son Carlos Joaquín y Mara Lezama–, en las dependencias estatal y municipal de Seguridad Pública.

No podría ninguno de los dos hacerse ni un paso atrás con lo que suceda en el futuro.

Caer en el debate de la permanencia o no del Mando único, o de los acuerdos y coordinación para atender un entorno muy complicado de inseguridad.

Más allá de emociones, de asesores vitriólicos y gritos destemplados que exigen un rompimiento de esa coordinación, la sociedad reclama resultados. Y éstos no se van a dar nunca, por lógica, si cada quien fija un rumbo sin el otro. Incluso con la ajena y desentendida federación.

Los asesinos, los criminales, contemplan felices…”: Francisco Córdova Lira

Conversando con el empresario cancunense, `Pancho Córdova´, miembro de la Mesa de Seguridad, hizo una reflexión muy oportuna:

“Un movimiento y una protesta urgente, necesaria, oportuna, pertinente, noble, pacífica, para crear empatía y apoyo, termina en filtraciones, violencia, renuncias innecesarias. Los delincuentes contemplan felices y satisfechos la estupidez y la ignorancia de nuestra sociedad”.

Pero tampoco se debe omitir que, de la misma manera, contemplan felices la distracción de las autoridades, enfrascados en un aparente pleito político para salvar su imagen.

No se trata de un `sálvese quien pueda´.

El Mando único debe continuar

No se debería ni siquiera permitir que se discuta la imperiosa necesidad de mantener un orden, una jerarquía y una coordinación en la Seguridad Pública.

La diferencia de banderas políticas entre Carlos Joaquín y Mara Lezama, era un plus inmejorable y una muestra de capacidad de conciliación y trabajo.

La meta es única, no admite esfuerzos dispersos.

Pulverizados.

Si Carlos Joaquín y Mara Lezama tienen que enfrentar un costo político, que así sea.

Insistimos:
Hay víctimas cuyo dolor escapa a la capacidad de entendimiento de cualquiera que no sea doliente de la muerte de Alexis.

La sociedad reclama resultados, no políticos inhumanos que nunca se equivocan.

Isaac Janix, la cara de la cobardía

El ahora ex secretario del ayuntamiento es, en este entuerto, la cara de la cobardía. Como titular de esa área, fue directamente responsable de atajar políticamente la marcha que se descompuso. Tuvo que reunirse antes con los inconformes, atender los reclamos si sabía que era esperable que llegaran a Palacio Municipal.

Prefirió hacerse la víctima. Lo más fácil.

Hay investigaciones en ciernes que no le deberían permitir reincorporarse a cobrar su quincena de calienta bancas. Antes, que se determine qué no hizo y que asuma la responsabilidad.

¡Justicia para Alexis, y para todas las víctimas! @AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *