SE ENREDA BARCOS CARIBE CON POSIBLE ‘AUTO-ATENTADO

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx / www.multiversidadqroo.com

Sí fue un atentado el episodio de la explosión de una nave de Barcos Caribe, revelan autoridades federales al diario Reforma

 

Maniobran representantes de esa empresa para `victimizarse´, en una trama que aparentemente los beneficia

 

Cancún, Quintana Roo (01 de marzo).- Para entender un crimen, dicen los que saben, es necesario mirar quién se beneficia. Y en el caso de la explosión en una de las naves de Barcos Caribe, el rastro lleva precisamente hacia los propietarios de la empresa.

Ocurre que este mediodía, representantes de esa naviera, atribuida al ex gobernador. Roberto Borge Angulo y a su padre, Roberto Borge Martín, se dieron a la tarea de `filtrar´ a algunos medios de Cozumel, información que delataba la ubicación de dos nuevos artefactos explosivos en otro de sus bajeles, éste fondeado a más de 500 millas náuticas del muelle de la isla.

La información resultó cierta, y a partir de allí se han generado una serie de datos en una evidente campaña de `victimización´.

Deben ser las autoridades investigadoras quienes tengan la última palabra en este asunto. Sin embargo, no se puede dejar de resaltar estos datos, porque no son menores.

Luego de la explosión de la semana pasada, en la que hubo poco más de una veintena de heridos, se conoció que Roberto Borge Martín viajaba a bordo de esa nave siniestrada. Logró descender antes del estallido.

 

Así lo dio a conocer este dí el diario capitalino Reforma:

Autoridades federales indagan un posible atentado en un barco propiedad del padre del ex Gobernador de Quintana Roo Roberto Borge, confirmaron fuentes oficiales a REFORMA.

A la investigación se han sumado agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), de Estados Unidos.

El pasado 21 de febrero, un artefacto explosivo fue detonado en la embarcación Caribe I, de la empresa Barcos Caribe, dedicada al transporte de turistas entre Cozumel y Playa del Carmen.

Tras la explosión 24 personas resultaron heridas, 5 de ellas estadounidenses y 19 mexicanas.

En ese viaje, el total de pasajeros transportados había sido de 104, según el reporte de la empresa. Roberto Borge Martín, padre del ex Mandatario, viajaba entre los pasajeros del barco, pero resultó ileso.

De acuerdo con las primeras indagatorias, el artefacto habría sido escondido detrás de un barandal entre la planta baja y el primer piso, al centro de la embarcación.

Aunque la Fiscalía estatal inició pesquisas sobre el incidente en el barco, el Gobernador del Estado, Carlos Joaquín, pidió a las autoridades federales una investigación clara y transparente sobre la explosión.

Dijo que debido a la naturaleza del caso era difícil considerarlo como un atentado o como una simple falla mecánica.

 

Sin embargo, la empresa naviera, propiedad de Borge Martín, emitió un comunicado horas después del siniestro descartando la posibilidad de una falla mecánica como la causa.

 

“De manera preliminar hacemos de su conocimiento que nuestra maquinaria y equipo se encontraban trabajando adecuadamente, por lo que desconocemos aún el motivo de este incidente”, indica la comunicación oficial.

 

El pasado martes, seis días después de la explosión, apareció una manta en la Colonia San Miguel, en la isla de Cozumel donde un grupo presuntamente se atribuye la autoría del incidente.

 

La manta profería insultos contra la Alcaldesa cozumeleña, Perla Tun Pech, y estaba firmada por “El Cartel del Pumba y Tata”.

 

Dicho grupo es completamente desconocido en Quintana Roo, por lo que inicialmente las autoridades descartaron como válida la reivindicación. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *