Siempre se espera un huracán igual o más fuerte que Wilma, y severos daños

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

+ Así lo indica el informe final del estudio: `Análisis de posibles impactos del cambio climático; Estudio del caso preliminar: Cancún, Quintana Roo, elaborado en conjunto por la Semarnat y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua´.

 

+ Las razones: las nuevas condiciones climáticas tienden a aumentar la potencia de los sucesos meteorológicos, tales como “las olas de calor, mayores precipitaciones que dan lugar a inundaciones, temperaturas mínimas más altas y menos días fríos”.El segundo factor que aumenta el riesgo de más daños es sencillo de explicar; hay más construcciones en las zonas urbanas por el crecimiento demográfico y la extensión de la mancha urbana

 

Cancún, Quintana Roo. – El riesgo de que ocurran enormes pérdidas económicas por el paso de un ciclón en la zona norte del estado es siempre inminente en esta época. Incluso, también se debe considerar que las vidas humanas corren peligro, que puede y debe disminuirse en un esfuerzo conjunto de sociedad y gobierno.

Es una realidad que no puede eludirse, sino más bien enfrentarse con acciones preventivas e información para reforzar lo que se conoce como la `cultura de huracanes´.

Y es que, luego del paso de `Wilma´, en 2005, quedó de manifiesto la capacidad destructiva de un huracán y también que es una realidad que no se puede evitar. Tarde o temprano habrá un fenómeno natural tanto o más poderoso que éste que azotó Cancún en aquellos días de octubre.

De hecho, es lo que concluyó el informe final del estudio: `Análisis de posibles impactos del cambio climático; Estudio del caso preliminar: Cancún, Quintana Roo, elaborado en conjunto por la Semarnat y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua.

Dos factores son determinantes para saber que eventuales nuevos ciclones podrían ser más destructivos que `Wilma´, cuyas pérdidas generadas fueron multimillonarias. En principio, el estudio determina que las nuevas condiciones climáticas tienden a aumentar la potencia de los sucesos meteorológicos, tales como “las olas de calor, mayores precipitaciones que dan lugar a inundaciones, temperaturas mínimas más altas y menos días fríos”.

El segundo factor que aumenta el riesgo de más daños es sencillo de explicar; hay más construcciones en las zonas urbanas por el crecimiento demográfico y la extensión de la mancha urbana. Hay numerosas nuevas edificaciones que no estaban cuando llegó `Wilma´.

No se trata de ser alarmistas sino, por el contrario, realistas. Este estudio está firmado por el Maestro en Ciencias José Luis Pérez López; y los Dres. En Ciencias Jorge Sánchez Sesma y Ricardo Prieto González.

El informe recaba información de otros encuentros de especialistas, como la que sostuvo el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), del cual señala:

“También es probable que haya un aumento en algunas zonas en las intensidades de viento máximo y precipitación de los ciclones tropicales

“La duración e impactos de los huracanes más intensos como son el Gilberto de 1988 y Wilma de 2005, han mostrado que Cancún tiene diversas regiones vulnerables ante los efectos producidos por estos fenómenos meteorológicos:

 

Ante el oleaje: Zona costera, barra, zona turística (menos de 7 m sobre el nivel del mar).

“Ante el viento: Barra, zona turística, zona centro, comunicaciones, aeropuerto.

 

“Ante la lluvia: Zona centro, caminos, carreteras, vías terrestres.

 

“Las afectaciones a las actividades turísticas de Cancún debidas a fenómenos meteorológicos han ocasionado danos materiales en cientos de hoteles, miles de cuartos afectados, miles de millones de dólares dejados de percibir por la retirada de los vacacionistas y el descenso de la demanda de servicios turísticos, además de la erosión de playas y de daños en los ecosistemas que visita el turismo, como la selva y el arrecife”.

El estudio es elocuente y explica con claridad esta realidad que enfrentamos por el hecho de haber decidido vivir, trabajar e invertir esta zona, paso natural de los huracanes. La industria turística es de suyo noble, tanto que ha demostrado ser una palanca de desarrollo nacional, que genera empleos, atrae inversiones y mejora el nivel de vida de las personas.

Sin embargo, parte también de este precio es la necesidad de cultivar y mantener una cultura de prevención que minimice al máximo los daños materiales y humanos en cada temporada que registre la presencia de estos fenómenos.

“Seis de los diez huracanes más intensos de la historia del Océano Atlántico se han observado en el Mar Caribe. Los otros cuatro en el Golfo de México. Ante el calentamiento global previsto por el IPCC, podemos esperar huracanes más intensos que los registrados hasta ahora en el Mar Caribe, por lo cual Cancún requiere de tomar medidas de adaptación ante este hecho con el fin de mantener de forma sostenible y durante las siguientes décadas su actividad turística, social y económica.

“Debido al incremento de la población, de construcciones y de vías de comunicación en las zonas de riesgo de México, en particular en las zonas costeras (Cancún, por ejemplo), se pueden esperar daños económicos más elevados en el futuro ocasionados por fenómenos hidrometeorológicos extremos, aún en el caso de no observarse el calentamiento global pronosticado”.

La ciudadanía ha dado muestras de que hay una bien consolidada cultura de prevención ante fenómenos climáticos.

El Sistema de Protección Civil, que encabeza el gobernador del estado y en el caso del municipio, la presidente municipal, Mara Lezama, mantienen un flujo informativo constante, con la intención de alertar a la ciudadanía para que tomen las medidas precautorias, de acuerdo con cada fase del proceso de evolución del meteoro. @AntonioCallejo 06.10.2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *