“Suspendió su tratamiento”, dice de su esposa versión avalada por Luis Alegre

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com

En el epicentro de un escándalo mayúsculo por violencia familiar, el caso del diputado cuestionará sus cargos como representante del Tren Maya, y su nueva candidatura para ser nuevamente legislador por la vía plurinominal. Esto apenas comienza

Cancún, Quintana Roo. – El diputado federal, Luis Alegre Salazar, se encuentra nuevamente en la lista de candidatos plurinominales de Morena, de modo que muy probablemente retenga su curul durante otros tres años. Falta ver cómo va a sortear el predicamento familiar que protagoniza, luego de que fue acusado de ejercer violencia familiar.

Su situación es demasiado llamativa porque el nombramiento que le dio recientemente el presidente, López Obrador, lo colocaba de nuevo en las ondas gravitacionales de la venidera candidatura al gobierno del estado.

Hecha a un lado Marybel Villegas, quien en la víspera recibió la mala noticia de que su queja fue desechada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), sólo quedan visibles en este momento el senador Luis Pech Várguez y el propio Alegre Salazar.
Sin embargo, el legislador federal tiene que remontar este episodio, que apenas inicia, porque prevalece en el país una irresuelta discusión sobre el maltrato hacia las mujeres.

Por el momento, a través de sus aliados y voceros, ya difundió una versión en la que casi responsabiliza a su esposa de lo que pasó. Básicamente señala que no agredió físicamente a su esposa, y que ella padece algún trastorno psicológico y depresión, por la que “necesita tomar medicamento”. Y acentúa en el hecho de que “no se lo ha tomado”.

Así, Luis Alegre se encamina, quizás sin darse cuenta, a convertirse en el epicentro de la agenda feminista local y nacional.

Pero la denuncia en su contra lo señala de ejercer violencia psicológica de tiempo atrás.

Así dice la versión avalada por Alegre Salazar:

“Por su parte, en el interrogatorio médico pericial, la esposa del legislador mencionó que padece depresión y ansiedad diagnosticada hace 5 años, para lo cual ha estado en diversos tratamientos, los cuales suspendió”.

Hay una Carpeta de Investigación, marcada con el número de control 756/2021, de modo que es necesario desahogarla y resolverla.

Casi al cierre de este texto, se dio a conocer el posicionamiento de Luis Alegre, donde da a conocer que contrató a la abogada, Araceli Andrade Tolama (quien estuvo en algún momento en la terna para ser Fiscal del Estado).

Pide respeto para su vida familiar, pero reconoce también que su vida privada está en el escrutinio público por los cargos que detenta.

Agenda feminista, sin respuesta en la 4T

La agenda feminista es uno de los tantos frentes que no ha podido ni siquiera entender en gobierno de la 4T. Por eso es previsible que el diputado no resienta de nadie en su partido alguna presión para abandonar el cargo que ostenta como publirrelacionista del Tren Maya, y menos aún la candidatura plurinominal.

Se entiende así porque el propio diputado pretende “resolver” su problema con ese señalamiento, de que su esposa “padece de una depresión”, sustentado con parte del informe del médico legista que la atendió.

Dice también la versión de Alegre Salazar, que su pareja confirmó que no sufrió violencia física. Es decir, que no la golpeó, como efectivamente difundieron numerosas notas que replicaron el suceso, a partir de los hechos narrados por la víctima ante la Fiscalía para la Atención de Delitos contra la Mujer.

Lo que detalló la víctima, de acuerdo con la brillante reportera, Adriana Varillas, corresponsal de El Universal, fue que el diputado “enfureció” cuando le presentó la demanda de divorcio, lo cual desencadenó gritos e insultos, incluso que atemorizó a su pequeña hija.

Llamó al 911, acudió para atenderla personal del Grupo Especializado de Atención a la Violencia Familiar y de Género (GEAVI).

“Según se relató, el diputado se negó a la separación e involucró a su hija, ahí presente, expresándole que su mamá los quería separar. La situación atemorizó a la niña, lo cual aumentó la discusión entre ambos adultos; la víctima le reclamó a Alegre Salazar y éste le gritó e insultó…

“La mujer dijo al personal del GEAVI que no era la primera vez que el legislador federal se exaltaba y declaró que ella siempre ha sufrido violencia psicológica.

“Ante la presencia de los agentes, Alegre Salazar accedió a retirarse permitiendo el acceso a su domicilio. También solicitó que se brindara apoyo a la esposa, de acuerdo con el reporte.

“La víctima fue conducida al Centro de Justicia de la Mujer (CJM), en donde fue valorada médicamente. Ahí presentó la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Especializada, y declaró que no había sido agredida físicamente, pero afirmó ser objeto de violencia verbal y psicológica.

“De acuerdo con el artículo 176-Bis del Código Penal de Quintana Roo, se entiende por violencia familiar el acto u omisión intencional realizado con el fin de dominar, someter o controlar, produciendo violencia física, psicológica, sexual, económica, patrimonial o moral a cualquier de las personas señaladas en las fracciones del propio código, dentro o fuera del domicilio familiar, independientemente de que se pueda o no producir otro delito. El patrón de conducta de la violencia psicológica consiste en actos u omisiones, cuyas formas de expresión puedan ser prohibiciones, condicionamientos, coacciones, intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias o de abandono, que provoquen en quien las reciba deterioro, disminución o afectación a su autoestima”. 21.03.2021 @AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 16 =