Tres pilares de narco: Pandilleros, policías infiltrados y taxistas

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx / www.multiversidadqroo.com

Urge una limpia en el sindicato de taxistas de Cancún, pues lejos quedó el tiempo en el que  fueron aliados ciudadanos

 

Infiltrado, es bien conocido que numerosos `chafiretes´ colaboran con el crimen organizado y otros delitos

 

Cancún, Quintana Roo (11 de diciembre).- El ejército de colaboradores del narcotráfico en Cancún, responsable de la ola violenta que aqueja a esta ciudad turística, está conformada por tres grandes pilares: miembros de pandillas en las zonas populares, policías infiltrados y una red de operadores de taxis, probablemente amparados por dirigentes del más alto nivel del monopólico sindicato que los agremia.

Es lo que nos indica, además de numerosos estudios e investigaciones, la realidad que hoy nos asalta con preocupantes episodios de secuestro, narcomenudeo y ajustes de cuentas en plena zona hotelera, con el logotipo del sindicato de taxistas flameando ostensiblemente.

Aún no aparece una joven mujer que, luego de abordar un taxi, se encuentra en calidad de desaparecida. La noche del sábado envió su último mensaje de texto, para avisarle a una amiga que el operador de la unidad subió a dos sujetos. Y se perdió el contacto y el rastro.

Y la noche de este lunes, sicarios a bordo de una camioneta dispararon ráfagas de armas largas, en contra de un grupo de taxistas en un `sitio´ de la zona hotelera. Se informó que los chafiretes estaban involucrados en labores de narcomenudeo.

 

La limpia de la policía empezó, ¿Y los taxistas?

El actual secretario de Seguridad Pública, Alberto Capella, emprendió desde su llegada un operativo para limpiar al cuerpo de policía de Cancún.

De las pandillas, hay estudios que comprueban la colaboración de numerosos jóvenes pandilleros con organizaciones del crimen organizado.

Y también de los taxistas.

Se trata del gremio organizado que tiene más ojos en la ciudad.
Sin embargo, sus dirigentes han sido y siguen siendo omisos acerca de la evidencia de que el gremio taxista está infiltrado por estos grupos criminales.

Veamos:

Hace todavía unos diez años, los sindicatos de taxis tradicionales, se jactaban de que participaban activa y responsablemente en la solución de algunos problemas cotidianos de las ciudades.

Presumían de que colaboraban en el hallazgo de personas perdidas, de regresar alguna cartera o teléfono olvidado, e incluso de participar en alguna persecución para dar con el paradero y detener algún ladrón de bolsos, o incluso, de bancos.

 

Decían que sus siete mil unidades y sus más de 13 mil conductores, eran algo así como los `ojos vigilantes´ que abarcaban con su mirada amplia todos los rincones de la ciudad, y más allá.

Actualmente hay numerosos reportes de taxis clonados, de choferes involucrados en la venta de estupefacientes y son inocultables los casos donde algunos de estos han sido víctimas de violencia, siempre con la sentida sospecha de que forman o formaron parte de las actividades de esos grupos criminales que asuelan a Cancún y Playa del Carmen.

Y es cierto que no se trata de un problema exclusivo de esta región del país.

En todas las grandes ciudades de México y del resto del mundo, los taxistas son los prestadores de servicio de primer contacto con cualquier viajero. Son, igualmente, los `ojos vigilantes´ de todas esas urbes.

Sin embargo, no por el hecho de que en todas las ciudades haya mafias, prostitución y narcotraficantes, se debe abandonar la tarea de gobernar a esos grupos.

Se trata de identificar bien los puntos de conflicto y de dar esos golpes precisos para ir destejiendo este enredo que aparentemente nadie entiende, y por lo tanto nadie resuelve.

De pronto hemos olvidado que los taxistas (obviamente no todos pero si una cantidad considerable), son también parte de esta estructura del accionar de las mafias violentas, que lo mismo distribuyen drogas ilícitas, como también cometen extorsiones, asesinatos, secuestros… en fin, delitos de alto impacto.

Los sindicatos de taxis, que se encuentran en su mejor momento luego de librar y ganar una batalla en contra de la entrada de las plataformas digitales (Uber, Cabify, entre otras), han dejado de ser un organismo ciudadano comprometido socialmente.

 

Pandillas, los otros `soldados del narco´

De la misma manera, se ha ido construyendo un mapa sociológico que apunta claramente a los jóvenes que militan en las diversas pandillas (más de cien en Cancún y otras más en Playa del Carmen), como parte fundamental de la red de `soldados´, por decirlo de una manera eufemística–, al servicio de los grupos criminales que asuelan la zona norte del estado.

Este sector, el de los jóvenes, es quizás el más preocupante porque ni bien se podría identificar a los que están involucrados actualmente, cuando decenas de ellos están ávidos de ser tomados en cuenta para servir a esos intereses, si entendemos que no hay una cobertura educativa suficiente y mucho menos oportunidades para insertarse en la dinámica económica de estas ciudades. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *