Venta de clubes vacacionales, una mafia más


DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

Dudosa empresa donde fueron secuestrados una treintena de empleados; Fiscalía se anota un logro al rescatarlos

 

Advierten hace tiempo de vendedoras de membresías vacacionales para estafar y defraudar incautos

 

Cancún, Quintana Roo (03 de julio).- La privación ilegal de la libertad de más de una veintena de trabajadores de una empresa aquí en Cancún, ha sido la peor noticia de que se tenga memoria en términos de la ola de inseguridad que afecta la ciudad desde hace ya algún tiempo.

Su rescate fue, también por mucho, la mejor noticia que hayamos recibido. Se temía lo peor y eso habría sido terrible para tantas familias, para la memoria colectiva y obviamente para la imagen de un destino que libra una gran batalla por el retorno de la paz.

De lo que se pudo conocer, con base en la limitante que tiene la autoridad de difundir datos privados, es que ese secuestro masivo fue motivado por una disputa entre socios de la empresa dedicada a la venta de membresías para `clubes vacacionales´.

Los jóvenes víctimas eran operadores de un `call center´, de esos que menudean en Cancún, Playa del Carmen y Cozumel incluso.

Se explicó que un presunto socio inconforme pagó a personas para realizar ese `levantón´.

El grupo, fuertemente armado, se presentó en una casa donde operaba dicho centro de llamadas y ventas, subió en tandas a esos muchachos en sus propios vehículos, y los llevó a otro domicilio en el mismo residencial Santa Fe.

Hay cinco personas detenidas, entre ellas un extranjero.

El fiscal general del estado, Óscar Montes de Oca, informó que los detenidos serán procesados por secuestro. Y no desestimó que los perpetradores estén vinculados a la delincuencia organizada.

Ahora bien, qué tipo de empresario y qué tipo de empresa tendría la capacidad y el atrevimiento de involucrarse en un hecho tan grotesco. Donde se puso en peligro real la vida de casi 30 personas.

No se conoce, como decíamos líneas arriba por una cuestión legal de protección de datos privados y por el propio debido proceso, qué tipo de actividades se realizaban en este `call center´.

Pero a leguas se podría inducir, por esa calidad de socios y su nivel de solución de conflictos, que algo está mal por allí.

Conviene saber que en los últimos años han proliferado empresas que se dedican a realizar estafas y fraudes a través, precisamente, de la venta de supuestas membresías para `clubes vacacionales´, tiempos compartidos y paquetes turísticos.

Desde hace unos cuatro años, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), alertó de la operación de hasta ocho razones sociales que comercializaban ese tipo de servicios para presuntamente disfrutar en Cancún, pero que en realidad eran estafas diversas.

Esas `empresas´ son: Vacaciones Caribe Maya, Conociendo el Caribe, Vacaciones a Todo México, Viajes a Cancún, Comercializadora Turística Cancún Riviera Maya y Promociones Vacacionales, Corporativo Turístico Masan S. de R.L., ante el número de reclamaciones en su contra.

En esa fecha,

Hasta esa fecha Profeco recibió poco más de 200 quejas.

La manera de operar es la siguiente:

Contactan a turistas en algún hotel o fuera de esas instalaciones; les ofrecen un descuento para algún servicio, boletos de entrada a un parque o la renta gratuita de un automóvil, a cambio de asistir a una reunión para escuchar una propuesta.

Al asistir, el prospecto es bombardeado con una serie de datos sobre beneficios al adquirir un paquete que le da derecho a hospedarse una semana, con toda la familia, en cualquier lugar del mundo. Se le hacen comparaciones y provocaciones para hacerle sentir con la necesidad de comprobar su capacidad adquisitiva.

Y una vez que el `cliente´ acepta, a su alrededor se arma una fiesta, se destapan botellas de vino espumoso e inmediatamente firma un contrato y paga el enganche con alguna tarjeta.

Luego, mes a mes le cobran la cantidad pactada. El problema inicia cuando el adquirente no recibe ningún hospedaje porque `no hay disponibilidad a donde quiere ir´; o bien recibe menos servicios y menos calidad, entre otras situaciones.

El comprador acaba pagando mes a mes, o liquida la deuda en el peor de los casos, y no recibe más que evasivas a la hora de pedir un servicio.

Luego entonces, paga por nada.

 

Defraudados por segunda ocasión

Este tipo de mafias encontró la manera de defraudar por una segunda ocasión a sus víctimas.

Con la información que tienen de los compradores, les contactan para darles la noticia de que “alguien está súper interesado en comprarle su membresía de club vacacional o tiempo compartido”. La oferta es jugosa y en dólares.
Una vez que se manifiesta el interés por vender esa membresía que no sirve para nada, el vendedor le hace llegar un voluminoso expediente vía correo electrónico, que contiene un rosario de magnificos y atractivos pagarés que se consumarán una vez hecho el trato.
Pero antes, es necesario hacer un depósito por una suma importante para `garantizar la operación´. El resultado es un nuevo fraude.

Así lo advierte la empresa Club Caribe Cancún:

“Estafas de Tiempo Compartido y Fraudes de Club Vacacional

“La mayoría de las personas asume que el fraude de club vacacional y tiempo compartido está restringido a falsos vendedores de tiempo compartido y dudosos mercados de reventa, cuando los peligros reales pueden surgir incluso después de haber comprado una genuina membresía. Últimamente ha habido un resurgimiento de estafas de tiempo compartido, donde incluso los más felices miembros de club vacacional han sido víctimas de “defensores de tiempo compartido” que ofrecen fraudulentos servicios que incluyen estafas de reventa, de cancelación y de alquiler de tiempo compartido.

“Falsos Consultores de Tiempo Compartido

“El mes pasado, el ARDA publicó una alerta de estafa (http://www.arda.org/advisories/) advirtiendo a los miembros de tiempo compartido que tengan cuidado con las compañías que afirman trabajar en su nombre. En su notificación, el American Resort Development Association advirtió a los socios de club vacacional lo siguiente: “Varios propietarios de tiempo compartido están siendo contactados por un grupo de personas que usan el nombre de la empresa “Resort Consulting Advocates” diciendo tener un comprador interesado para el tiempo compartido de la víctima. Han creado documentos falsos de contrato de venta que incluyen una “garantía del 100%”, y afirman estar afiliados al ARDA para que los propietarios paguen una tarifa inicial”.

“No se Deje Engañar por el Nombre

“Resort Consulting Advocates es sólo una compañía entre una serie de estafadores que cambian los nombres de las compañías con frecuencia para evitar ser llevados ante la justicia. Se le aconseja ser muy cuidadoso con las empresas que le llaman o le envían correos electrónicos que ofrecen servicios de reventa, alquiler o cancelación. Puede estar bastante seguro de que estas empresas son fraudulentas. Debería ser particularmente cauteloso si la empresa afirma estar trabajando en nombre del ARDA, Club Caribe, Tafer Hotel & Resorts o cualquiera de nuestros asociados, ya que no respaldamos dichos servicios”.

Como se ve, se trata de una más de las numerosas formas de estafa que ocurren a cuenta de la industria turística, y una mafia más de este exitoso destino. @AntonioCallejo

Un comentario

  1. Pues no nos vayamos muy lejos, chequen a las mafias que tienen que ver con los que venden y compran oro para las casas de empeño, que ya han secuestrado personas para no tener competencia de otros aquí en Cancun… Esas personas no se tientan para obtener lo que desean, obvio todo lo que tiene que ver con su ambición… México está enfermo!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *