Virgilio Caballero, Quintana Roo le queda a deber


DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com / www.revistavortice.com.mx

Creador del (SQCS), el fallecido periodista delineó con claridad cuál debería ser el papel de este conjunto de medios públicos

Cancún, Quintana Roo (26 de septiembre).- La madrugada de este lunes falleció Virgilio Dante Caballero Pedraza.

Y resulta necesario, pero sobre todo justo, hacer un ejercicio para recordarlo. Para que Quintana Roo le guarde en su memoria histórica, pues su paso por la entidad, su legado, forma parte importantísima de la vida democrática, del ejercicio de la libertad de expresión, pero sobre todo de una visión adelantada por empoderar a los ciudadanos quintanarroenses, en un contrapeso frente al poder político absoluto y el poder faccioso de los grandes medios de comunicación privados.

Virgilio murió en la Ciudad de México donde ejerció como diputado del partido gobernante. sin embargo, ese colofón sólo fue parte de una larguísima trayectoria, que pasó por una formación de docente, locutor de radio desde los siete años, para luego estudiar derecho, antropología y comunicación social, en una época en la que apenas se empezaban a entender de manera formal y profesional los procesos de comunicación.

Dio clases a más de 35 generaciones.

Fundó y trabajó principalmente en medios de comunicación públicos, aunque también privados. Sobre todo de radio y televisión.

Fue reportero, director, redactor, editor, pasando por todo el espectro de responsabilidades en el ámbito de los `mass media´.

Pero Virgilio era, sobre todo, periodista.

Cuando en una entrevista en 2014, Abraham Gorostieta le preguntó si el periodismo era un oficio o una profesión, respondió:

“Es un amor. Amor a los demás reflejado en un oficio que tiene que ver con la capacidad de compartir lo que se sabe, lo que se investiga, lo que se piensa. Tiene que ver con la necesidad de investigar la vida y relacionar los hechos entre sí, para poder explicar cotidianamente lo que ocurre en un país o en una circunstancia determinada y tener la capacidad de compartirlo con los demás.

“El periodismo es una materia que tiene que ver con la investigación social. “Desafortunadamente en México no se practica un buen periodismo porque no se hace investigación. Es rarísima la ocasión en que los medios escritos y no digamos los electrónicos llevan a cabo investigación. el periodismo de México, en términos generales, casi absolutamente, casi, es vocero de los que detentan el poder. Hay demasiada declaracionitis. El periodismo mexicano se hace con boletines y declaraciones”.

Pero por qué es importante para Quintana roo el trabajo de Virgilio Caballero.

En 1982, Virgilio funda Radio Televisión del estado de Sonora, durante el mandato del gobernador Samuel Ocaña García. En 1983, también concibe y funda el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, siendo director general por cinco años, durante el mandato del gobernador Pedro Joaquín Coldwell.

El se decía un creador de medios públicos.

En en los medios públicos pasó el 95 por ciento de su vida como periodista. Se decía también un convencido de que los medios públicos son una alternativa para enfrentar el poder casi absoluto de los medios mercantiles. Sostenía que el  medio público por excelencia debería de ser democrático.

En los medios que le tocó fundar, decía, esa fue y es siempre la pelea, hacerlos que funcionen en servicio de la sociedad y no de los gobiernos que los marginan.

“El poder de los gobernadores es un poder tiránico absoluto pero se puede hacer periodismo haciéndose respetar”, afirmaba.

En ese tránsito por el estado, Virgilio fue formador de periodistas, pues se debe recordar que entonces no había aquí escuelas de comunicación ni de periodismo. Así que luego de construir desde cero el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, estuvo cinco años en su Dirección, contribuyendo también a formar a esos comunicadores que hacían falta.

Cito textualmente su pensamiento acerca de la función de los medios públicos:

Decía:

“Los medios públicos son de Estado y por lo tanto son de la sociedad, no del gobierno. Es absurdo confundir Estado con gobierno y que cuando se hable de medios públicos, porque los gobiernos los subsidien obligatoriamente, se confunda que los medios deban de servir a los gobiernos o gobernadores y no a la sociedad.

“Y esta confusión es deliberada. La patrocinan los propios gobernantes y los empleados de gobierno que manejan los medios públicos; ellos cumplen tranquila y felizmente la función de agoreros y repetidores de las canalladas y las grillas de los gobiernos”.

Es una semblanza muy apretada y escasamente generosa para recordar a Virgilio Caballero.

Se merece sin duda un lugar en la historia y un reconocimiento digno, a la altura de su aportación a la vida pública y democrática.

Y quizás también, un ejercicio para repensar cómo está funcionando el conjunto de medios que él creó. @AntonioCallejo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *