Díaz Ordaz aceptó de mala gana ser el embajador de México en España

De mala gana, pero con resignación institucional, Díaz Ordaz aceptó ser el embajador de México en España, “para no dejar al Presidente de la República colgado de la brocha”. Estas son las “Memorias inéditas de Díaz Ordaz”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *