¿A dónde va Marcelo Ebrard con su estrategia?

DESTRIPACUENTOS

Por Antonio Callejo

www.callejotv.com

+ Esto consideran politólogos relevantes del país: Marcelo no será candidato de Morena; críticas al proceso interno fuera de tiempo; la favorita de AMLO es Claudia Sheimbaum

CDMX.- Cuatro analistas políticos clave del país, a saber: Raymundo Rivapalacio y Salvador Garcia Soto (ambos críticos de la 4T); y Hernán Gómez Bruera y Atzayael Torres, el primero muy cercano a AMLO y el segundo simpatizante de Marcelo Ebrard, coinciden en las prácticamente nulas posibilidades de que el ex canciller obtenga la candidatura presidencial de Morena.

Coinciden también en que es evidente el deseo de López Obrador, y el de su núcleo más cercano y duro (dónde se incluye a su esposa Beatriz González Muller, de que su sucesora sea Claudia Sheimbaum.

Salvo Atzayael Torres, los tres primeros politólogos no ven a Marcelo Ebrard fuera de Morena, y en todo caso declaran sus dudas sobre las consecuencias adversas para el movimiento que generaría una posición crítica y de ruptura, aún cuando el ex canciller no se distancie de su partido.

Los siguientes son extractos de sus artículos de esta semana sobre este tema:

Hernán Gómez Bruera

“Cada vez suenan más las especulaciones en torno a una posible salida de Marcelo Ebrard de Morena para lanzarse por la libre a la Presidencia.

Sostengo que eso difícilmente ocurrirá, pues tendría poco que ganar y mucho que perder. Además, el Presidente ha conducido la sucesión con tal habilidad que si el excanciller rompiera quedaría como un “ambicioso vulgar”.

“… El problema de Ebrard es que él mismo diseñó y aceptó las condiciones del juego; se dispuso a legitimar el proceso, a pesar de que siempre hubo dados cargados, que el aparato de Estado jugó desde un inicio a favor de una de las contendientes.

“… La triste realidad del buen Marcelo es que él mismo aceptó jugar en estas condiciones y con esas reglas, y así consintió legitimar un proceso cuestionable desde su origen.

En un contexto así, no es difícil que sus palabras dejen de leerse como un acto de chantaje y desesperación”.

Salvador García Soto:

“Si bien Ebrard sigue siendo visto como el aspirante más experimentado en política y gobierno y el que más puede concitar apoyos y votos de sectores de clase media, de empresarios y hasta de la derecha que tanto teme y repudia AMLO, los handicaps del canciller también son fuertes, empezando por la desconfianza y el recelo que puede ver el presidente en su carrera autónoma, y siguiendo por el odio que le profesa la señora Beatriz Gutiérrez Müller que es junto con el mandatario la que decide todos los nombramientos de embajadores y cónsules en este gobierno, y que claramente apoya a la principal rival del secretario de Relaciones Exteriores”.

Raymundo Riva Palacio:

“Ebrard está elevando su apuesta, inclusive si ello significa el suicidio político. Entiende, por lo que comentan algunos de sus más cercanos, que López Obrador quiere a Sheinbaum como su sucesora y que él no tiene posibilidades reales de quedarse con la candidatura. De ahí, como el soldado que se sabe muerto y actúa con una enorme valentía, no tiene más que perder.

“… Lo que intriga de sus acusaciones es qué pretende más allá de manchar el proceso de Morena. Ebrard está reduciendo su espacio de maniobra, y cuando pierda, como todo indica, quedará expuesto por todo lo que ha hecho para descarrillar a su adversaria. Ya no le quedan muchos actos de magia política. En tres semanas se conocerá el resultado de la encuesta de Morena y si los pronósticos se confirman, quedará a la deriva, vulnerable y, quizás, con una carrera política en Morena recortada prematuramente”.

Atzayaelh Torres

“¿Qué pasará ahora? Es posible que las declaraciones de Marcelo sean la antesala de su salida de Morena, y a pesar de que lo niegue, como ayer lo hizo, cuando fue a pagar una multa al INE, es probable también que como indicó Noroña, él ya tenga un pie dentro de Movimiento Ciudadano. La duda sería si anunciará su decisión antes o después de que se haga la súper encuesta, que a priori, ya descalificó.

“… Marcelo nunca ha gozado por completo de las simpatías de las bases duras de Morena, y como he comentado en textos anteriores, no lo ven como el sucesor del movimiento que se está materializando en el gobierno del Presidente López Obrador, pero sin duda en él podría estar depositada la conciliación que el país tanto necesita, en estos duros momentos de polarización; sin mencionar que su visión más integral del país y sus problemas, ofrece una interesante hoja de ruta para los siguientes años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =