Artemio Santos y el `prietito en el arroz´

Artemio Santos

¿Qué pasó detrás de los abruptos cambios en SSP y Comunicación Social?

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo. – Bernardo Cueto Riestra es el único funcionario de primer nivel que trascendió del gabinete de Carlos Joaquín, para repetir como secretario de Turismo con la gobernadora Mara Lezama. A primera lectura, ese rescate pareciera un despropósito, si el discurso del nuevo gobierno apunta a “un cambio radical”, “un cambio verdadero”.

Es el `prietito en el arroz´, como reza el popular refrán.

La clase política, sin embargo, lo interpreta como un gesto de cortesía de la gobernadora, por la entrega abierta y sin resistencias que hizo quien está en la víspera de asumir la Embajada de México en Canadá.

Como un pequeño favor para robustecer esas señales de una transición tersa y negociada al detalle fino, para evitar turbulencias en ambos equipos, el saliente y el entrante.

Cueto Riestra, como sus antecesores en el cargo, empezando por Marisol Vanegas, tienen ese perfil gris, alejado de los problemas cotidianos del área que les encargaron, incluso de los ciudadanos. Sus credenciales son una licenciatura en la universidad Anáhuac, y la organización de un par de foros de negocios y turismo.

Prescindible totalmente.

Es muy probable que sea el primer funcionario que deje el gabinete de la gobernadora, aunque para ello tiene que darse el tiempo suficiente para un proceso que debe cumplirse, y donde el nombre de Artemio Santos es el realmente importante.

Ni duda cabe que es el funcionario con la mayor experiencia en el equipo de Mara Lezama.

Es necesario hacer algo de memoria:

Si bien surgió del sector empresarial, hace un par de décadas, se acercó a la política de la mano del PRI y del entonces gobernador, Joaquín Hendricks Díaz, cuando fue incluido en una lista de aspirantes a la candidatura de ese partido a la presidencia municipal de Benito Juárez.

Si bien no fue postulado, a partir de ese momento escaló en una serie de cargos en ese y el posterior sexenio, de Félix González Canto, en los que fue presidene de la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC), representante del gobierno del en la CDMX, e incluso, se entiende que por un acuerdo con el presidente Vicente Fox, llegó a ocupar un cargo relevante en el Consejo de Promoción Turística de México, como director General de Promoción.

Santos Santos no fue nombrado titular de la Secretaría de Turismo, como se especuló cuando apareció en el equipo de transición de Mara Lezama.

En lugar de eso, fue designado Jefe de la Oficina de la Gobernadora. Se trata de un cargo que no figuraba en el organigrama del gobierno estatal, sino que fue sumado en su momento en el sexenio pasado, como una especie de `traje a la medida´, para Miguel Ramón Martín Azueta, visto a la sazón como un cercano del ex gobernador Carlos Joaquín.

No duró mucho Miguel Ramón, y en su lugar llegó Juan de la Luz Kanfachi, quien lo usó principalmente para emprender y sostener una retahíla de revanchas, políticas, jurídicas y económicas.

En el caso de Artemio Santos, se entiende que llega al cargo con la misión de encauzar, conciliar y dar seguimiento a proyectos, programas y obras, navegando en un gabinete que podría tener las presiones internas naturales, sobre todo con una facción tan bien plantada que abreva del Partido Verde.

Hay quienes vaticinan algún tipo de fricción entre Artemio Santos y Cristina Torres, la secretaria de Gobierno. Pero quienes conocen a Mara Lezama, aseguran que tiene una enorme capacidad de control de sus colaboradores, pues define con precisión lo que espera de cada uno de ellos.

Cristina Torres, en esa versión, dedicará su atención a la relación con el Congreso, el Poder Judicial, y con los sectores de la sociedad; en tanto que Artemio Santos enfilará sus baterías a enlazar al gabinete, para dar un sentido y un mensaje de unidad en el trabajo del Poder Ejecutivo. A Mara Lezama le interesa dar resultados a la ciudadanía, lo más pronto posible.

Una vez que el gabinete esté caminando con esa inercia, Artemio Santos estará listo para arribar al encargo que le corresponde, y que es precisamente el que ocupa actualmente ese que se ve como `un granito en el arroz´; es decir, la Secretaría de Turismo que ocupa por razones de formas políticas Bernardo Cueto.

Manelich Castilla Craviotto

¿POR QUÉ SE FUE MANELICH?

En el gabinete de Mara Lezama se manejan con absoluta discreción, hasta ahora, los motivos por los que Manelich Castilla Craviotto abandonó el encargo, a cinco días de su presentación.

Su presentación la que más llamó la atención, pues el tema de seguridad pública es el que más le preocupa a los ciudadanos, de acuerdo con el total de los sondeos que se hicieron durante la campaña.

Ahora bien, se conoció en su momento que ese funcionario fue una recomendación de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, a través de su muy reconocido secretario de Seguridad Pública, Omar García Harfuch.

Y como es Mara Lezama de institucional, queda claro que había consultado y, consecuentemente, obtenido el visto bueno de Andrés Manuel López Obrador.

De hecho, la cronología lo dice todo:
El día 23 de septiembre, Mara Lezama presenta a su gabinete, con Manelich como estrella del equipo; el día siguiente, AMLO visita Quintana Roo y se reúne con la gobernadora, entonces electa. El día 25 fue la toma de protesta.

Todas las señales indican que el cambio de último momento, tal y como ocurrió en Tamaulipas, donde el gobernador Américo Villarreal también dio marcha atrás a un nombramiento similar, provino de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En ambos casos, se retiraron las designaciones de funcionarios de formación civil, y fueron sustituidos por mandos militares. Del Ejército en Tamaulipas, y de la Marina en el caso de Quintana Roo.

Queda la duda del por qué la Sedena, que en la misma semana enfrentaba el escándalo por el `hakeo´ de sus bases de datos, hizo saber su inconformidad tan fuera de tiempo.

En todo caso, fue una mala señal para Claudia Sheinbaum y sus aspiraciones, si su recomendado no pasó la prueba de fuego. Ella tendría que construir un pacto propio con las fuerzas armadas, pues se nota que el acuerdo entre AMLO y la Sedena, institución consentida con obras y aduanas en este sexenio, no trasciende a otros aspirantes.

Mara Lezama, por su parte, no pierde nada porque se ha mantenido muy en el ánimo del presidente, que le verá cada semana en sus recorridos para supervisar el Tren Maya.

Briget Ortega Aviña

EL CAMBIO EN LA COORDINACIÓN GENERAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Laura Aguilar Loredo, la funcionaria que fue presentada originalmente como titular de la CGCS con Mara Lezama, decidió de forma personal abstenerse de continuar y prefirió dejar en manos de la gobernadora la designación de una nueva titular, como finalmente ocurrió con Briget Ortega Aviña.

Es cierto que Laura no cumplía con los cinco años de residencia necesarios para recibir un nombramiento de titular, pero eso no era ningún impedimento real para su llegada.

Rocío Moreno fue cinco años `encargada del despacho´ de la Secretaría de Desarrollo Social, sin ningún problema.

Lo que ocurrió con Laura Aguilar fue estrictamente personal. Talentosa y con una vasta experiencia en el área de comunicación, imagen y relaciones públicas, tanto en el gobierno federal como en la iniciativa privada, llegó como asesora de Mara Lezama, y fue de gran apoyo su labor en la construcción de un discurso a su paso por la presidencia municipal, en Cancún.

Razones del ámbito personal, le llevaron a tomar una decisión a favor de su familia, pues hubiera tenido que hacer malabares, con viajes constantes a la CDMX. Acordó con Mara que mejor esperaría.

Y la llegada de Briget se dio de manera natural, pues ella construyó una amplia red de relaciones con los comunicadores de los 11 municipios, durante la campaña a la gubernatura. Por algo fue la funcionaria con más réplicas y reseñas positivas a la hora de darse a conocer su llegada a la CGCS. @AntonioCallejo 02.10.2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =