Chetumal, no hizo fiesta en su “Barrio Mágico”

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Cancún, Quintana Roo. – Los llamados “Pueblos Mágicos” surgieron como una estrategia de refuerzo turístico en 2001, desde la Secretaría de Turismo en tiempos de Vicente Fox. La idea central es, desde entonces, identificar una comundidad que comparte historia, símbolos y leyendas, que en muchos casos fueron escenario de hechos trascendentes para el país.

Para obtener esa categoría, que implica cierta promoción y apoyo federal, entre otros atributos culturales, se precisa que denoten identidad nacional.

A la fecha hay 132 “Pueblos Mágicos” en el país.

Luego surgieron los “Pueblos con Encanto”, cuando numerosas poblaciones no reunían las condiciones, número de pobladores o de atractivos de interés, para integrarlos también con ciertos apoyos, estos claro que menores.

Esos programas perdieron el impulso que tenían hasta la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, quien como se sabe, concentró los recursos turísticos para la construcción del Tren Maya. Una obra que por cierto beneficia rotundamente a Quintana Roo desde ahora.

Quintana Roo cuenta con tres Pueblos Mágicos: Bacalar, Tulum e Isla Mujeres; y un Pueblo con Encanto: Puerto Morelos.

El mayor apoyo que recibieron los Pueblos Mágicos en este sexenio, se reduce a 1.5 millones de pesos para cada uno, en un programa que la Sectur de Miguel Torruco denominó: “Barriendo y pintando”. La idea es que los estados y municipios aportaran una cantidad igual, para tareas de remozamiento, como su nombre lo indica.

Esta semana empezó con una gira de Miguel Torruco en Chetumal y Cancún.

En la capital del país se realizó una ceremonia para anunciar la designación de Chetumal como un “Barrio Mágico”.

Y en Cancún, el secretario hizo recorridos para promover sendos proyectos privados, uno relacionado con la lucha libre y un hospital, ambos en la zona hotelera.

Se anunció que Chetumal es el primer Barrio Mágico del país, lo cual no es muy exacto.

Quizás se refirió a que se trata de la primera población, fuera de la CDMX, que alcanza esa categoría según el programa de Sectur.

De hecho, en CDMX hay 23 Barrios Mágicos, tan disímbolos o contrastantes como San Ángel y Tepito, o La Roma-Condesa y La Merced. O bien Xochimilco y la Zona Rosa.

De este programa de “Barrios Mágicos”, se dice expresamente desde la Sectur, que la idea es incentivar a visitantes de poblaciones vecinas o circundantes, para hacer turismo.

O sea, si Chetumal es Barrio Mágico, se debe esperar que el programa tiene como meta que reciba como visitantes a quintanarroenses, y quizás a campechanos y beliceños, que quedan más cerca que Cancún o Playa del Carmen incluso.

No se trata de menospreciar la intención de las autoridades por apoyar a Chetumal, una ciidad que aunque es capital del estado, tiene un desarrollo turístico más pausado que el Norte del estado.

La causa por la que la capital del estado no avanza tan rápido en este sector como el resto de Quntana Roo, es multifactorial.

Es una ciudad con historia, gastronomía, cultura e identidad únicas, sin duda.

La conectividad es un gran tema.

En este caso, la oferta de construcción de un aeropuerto en Tulum o Felipe Carrillo Puerto, con toda seguridad que hará una gran diferencia, pues de momento todo el flujo de visitantes extranjeros están anclados necesariamente vía el aeropuerto de Cancún.

En su panorama se ve lejano y tortuoso aventurarse hacia el Sur, o sea, hacia Chetumal.

Es importante que las autoridades federales miren hacia esa región de Quintana Roo para apoyar a una comunidad que añora convertirse en un sitio turístico de interés, como ocurre ya con Bacalar o Mahahual, muy cercano a Chetumal.

Declarar a la ciudad “Barrio Mágico” les incluirá en un programa de pintura de fachadas, 140 se dijo, pero habrá que ver si los chetumaleños se sienten satisfechos con esta medida.

Parece insuficiente, por ahora, el esfuerzo de imaginación que se hizo desde la oficina de Miguel Torruco, o si acaso fue en coordinación con el secretario estatal, Bernardo Cueto.

Los chetumaleños no mostraron gran júbilo con esa designación, pues no se presentaron actividades, rutas, productos turísticos, ni alguna actividad que demostrara gran ánimo por la medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + once =