De forma elegante, se deslindó Morena de Marybel Villegas

  • Ricardo Monreal, su otrora impulsor y protector, así como Mario Delgado, le aclararon de forma tácita pero elegante, que hay futuro para Morena, con o sin ella
  • Los morenistas y sus aliados del verde en el estado, rechazaron en bloque asistir a su informe, y algunos se encontraron con Mario Delgado en cónclaves aparte

Cancún, Quintana Roo. – La senadora Marybel Villegas esbozaba una tremenda sonrisa, de esas de oreja a oreja, la misma que finalmente debió ir matizando, disminuyendo poco a poco, mientras su otrora padrino, Ricardo Monreal, desgranaba una pasmosa cuanto cuidadosa respuesta, para definir por primera vez públicamente que ya no es su favorita.
Al término de la contestación de Monreal, esa sonrisa se había esfumado.
Demudó a un rictus de confusión. De estupefacción.
“Morena tiene un desafío enorme para no dividirse; La contienda interna será más difícil que afuera … yo veo posicionados a Marybel, a Mara a Rafael Marín y a Pech”.
Y así, de un tajo, del cien por ciento de probabilidades que le adjudicaba hasta hace poco a su compañera de escaño, Marybel se quedó ocupando sólo el 25 por ciento del corazón de Monreal. Y sin dados cargados para ella.
La pregunta que respondió Monreal, fue del avezado periodista Javier Chávez Ataxca, y el líder de los sehadores tardó casi cuatro minutos el malabar palabrístico, para no soltarle la nueva realidad de un solo tajo, aunque sí le cayó como balde de agua fría.
No es menor poner las cosas en contexto.
Eso ocurrió después de leer su Tercer Informe de Actividades, un acto que debía convertirse en su pre-destape´, nunca en lo que finalmente devino. Si bien este domingo rescató a una Marybel Villegas que ya se veía claramente defenestrada del morenismo, por sus múltiples peleas y desencuentros con sus compañeros, se puede decir que le dieron oxígeno, pero también que la pusieron realmente en su lugar. La senadora Villegas tiene varios meses trabajando en el Sur del estado para este momento. Afinó su estructura, se ocupó de diversos gastos, entre ellos los de sus invitados especiales. Repasó con sus asesores un discurso enfocado a atacar al gobernador, y se peinó para una ocasión que ella pensaba que sería supre-destape´.
Vino Mario Delgado, el dirigente nacional de Morena, y hasta su presencia en el acto de Marybel, la senadora tenía los ojitos en blanco.
Luego perdió la sonrisa con la respuesta de Monreal.
Pero vendría lo peor.
Mario Delgado no sólo abrió tiempo en su agenda para darle espacio a don Gastón Alegre, quien le pidió expresamente ser incluido en el abanico de aspirantes, además de su hijo Luis.
Allí, por cierto, el presidente de Grupo Turquesa le dejó en claro que él prefiere que el periodo para la gubernatura sea de seis años, y no de cinco como está estipulado, porque no le daría ese corto tiempo para su energía y sus proyectos para el estado. “Apenas tengo 88 años”, le habría dicho.
Luego, resultó que Delgado también tuvo tiempo para recibir en privado a Mara Lezama, enemiga jurada de Marybel y sus 20 seguidores.
No cabe la menor duda de que Mario Delgado se portó de una forma por demás elegante para asistir y escuchar el informe de Marybel, a pesar de que ésta le ofendió a bocajarro en aquel episodio en el que no resultó candidata a la presidencia municipal de Cancún.
Revelar que al final del día el informe de Marybel no fue el único y más importante acto de su agenda aquí, fue una manera muy decente de devolverle sus dichos.
Mario Delgado no le reprochó a ningún morenista que hubiera faltado al informe de Marybel.
Y eso que el morenismo de Quintana Roo le dio la espalda totalmente a Marybel.
Veamos:
Empezando por Mara Lezama que no asistió, tampoco asistieron ninguno de los presidentes municipales de Morena o de su aliado, el Verde, al que también le ha dedicado energías negativas la senadora Villegas, a saber: Yensunni Martínez y Marciano Dzul
Tampoco asistió el dirigente estatal de Morena, Humberto Aldana, o el secretario general de ese partido, William Ferrer.
Tampoco asistió el senador José Luis Pech, a quien Marybel denunció sin sustancia, y tampoco estuvo Luis Alegre.
No asistieron tampoco ninguno de los cinco diputados federales, a saber:
Anahí González, Alberto Batún, Laura Fernández, Juan Carrillo y Santy Montemayor.
Unos morenistas aliados con el Verde, y otros verdes aliados con Morena, pero todos decidieron rechazar la invitación de la senadora.
Y así, la dirigencia nacional y el propio padrino político de la senadora, la pusieron en un lugar sin relevancia más que la pertenencia a ese partido, para empujar un poco hacia la institucionalidad ausente en ese movimiento político.
Ah, tampoco asistió Rafael Marín Mollinedo, a quien se ve como el líder moral de Morena en el estado.
Así, el morenismo local, sencillamente no le tiene ninguna estima a la senadora.
Marybel recibió un rotundo rechazo en el estado. @AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + dieciseis =