Guste o no, Carlos Joaquín la está librando

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo. – Carlos Joaquín González está operando, como quizás no lo hizo durante su gestión, para no ubicarse en esa lista de ex gobernadores que se cuentan por un pasado desastroso, cada uno a su manera.

Con un más que evidente acuerdo al más alto nivel, cuya profundidad se desconoce aún a cabalidad, el ex gobernador está a un paso de ser embajador, e incluso logró colarse, vía una consultora que siempre le trató muy bien (Massive Caller), entre los posibles candidatos a una senaduría por Morena.

Pero veamos qué está en juego:

Así como la historia de México cuenta en la percepción pública con los villanos: Hernán Cortés, Antonio López de Santa Anna, Victoriano Huerta y Salinas de Gortari, Quintana Roo acumula hasta ahora a Margarito Ramírez, Mario Villanueva, Joaquín Hendricks y Roberto Borge.

Margarito Ramírez fue un gobernador del Territorio que pasó a la historia por su crueldad y autoritarismo; Mario Villanueva, atrabiliario y absolutista, purga sentencia por lavado de dinero y en EEUU lo hizo por narcotráfico; Joaquín Hendricks no puede asistir a un acto público en su natal Chetumal, pues nunca pudo o no quiso construir una imagen de trabajo. Se le cuenta como un gobernador `viajero´ de forma inoportuna, pero sobre todo por el derroche de recursos, en una `mega-escultura´ que nadie entendió en su momento.

De Roberto Borge ni qué decir. Queda la huella en el imaginario de que exfolió a más no poder al estado.

Hoy, el ex gobernador Carlos Joaquín González, está cosechando el fruto de su decisión de alinearse temprano a los designios de la llamada 4T.

Está a punto de convertirse en embajador de México en Canadá, y aceita una operación para ser considerado como eventual candidato de Morena al Senado de la República.

Como señalamos arriba, la encuestadora Massive Caller, lo incluyó en la víspera entre los cuadros políticos de Morena, con posibilidades de ser candidatos al Senado.


LA TURBULENCIA DEL `PASIVO CIRCULANTE´

El paso de Joaquín  González a la historia, fuera de la lista de villanos del estado, tambaleó en las últimas semanas, cuando al `pasivo circulante´ se le asignó un concepto más entendible, y que es el de `deuda a proveedores´.

Pero la está librando.

Esos poco más de siete mil millones de pesos le fueron reprochados muy intensamente en la discusión de redes sociales y en algunos medios tradicionales y digitales.

Sin embargo, en los hechos, la administración entrante asumió esos compromisos como parte de una casi necesidad del gobierno anterior.

El secretario de Sefiplan, Eugenio Segura Vázquez, compareció la tarde de este jueves ante la Comisión de Hacienda del Congreso del estado, donde prácticamente salió en andas, elogiado por las legisladoras y legisladores.

Pero el dato importante es que presentó un estado financiero donde reportó que la Hacienda del estado se encuentra en “déficit estructural”.

Ese concepto, en los hechos, justifica que el gobierno de Carlos Joaquín, con la habilidosa ex secretaria Yohanet Torres, decidieron usar la deuda a proveedores como una fuente de financiamiento.

Por cierto, Justo en ese marco se debe entender el por qué Yohanet Torres ocupa una curul en el Congreso, vía una plurinominal por el Partido Verde, partido que ya hizo una invitación formal a Carlos Joaquín para sumaerse a sus filas.

Volviendo al `déficit estructural”, en términos contables ( hay que recordar que Carlos Joaquín es Contador Público), éste corresponde a una cifra que se hubiera alcanzado en positivo, si no hubiera sido necesario enfrentar la crisis por la Pandemia por Covid-19, la ausencia de recaudación por largos meses, y también por la disminución en las participaciones federales.

Dicho de otra manera, si el gobierno del estado hubiera transitado en condiciones de normalidad, incluso le habría alcanzado el presupuesto para pagar totalmente la deuda a proveedores, y hasta tener un superávit de más de mil millones de pesos.

El flamante titular de Sefiplan, Segura Vázquez, `puso el pecho´ a esos compromisos de corto e incluso a los de largo plazo, pues sostuvo que su plan de cuatro ejes, considera enfrentarlos. Es decir, pagarlos.

Se priorizaron, expuso, las deudas a proveedores que sean pequeñas, medianas empresas, y principalmente locales.

En palabras técnicas y frías, al final reseñó un manejo `responsable´ –el adjetivo es de que escribe–, pues sostuvo que la administración anterior no excedió la contratación permitida de empleados año con año (fue del dos por ciento anual, cuando lo regular considera hasta un tres por ciento).

Sostuvo también que la deuda `per cápita´ disminuyó de 17 mil a 11 mil pesos.

Segura Vázquez fue prácticamente aclamado por su conocimiento y `muy clara´ exposición.

Y nadie reclamó nada del sexenio pasado.

Guste o no, Carlos Joaquín tejió con acuerdos políticos oportunos su arribo a la 4T, y hoy mantiene una operación para librarse de ser contado entre los villanos del estado. Entre esos ex mandatarios que se recuerdan negativamente.

Quizás no quede como héroe al final de cuentas, pero de que tiene futuro político, lo tiene y no es poca cosa. 27.10.2022 @AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =