Millonada para impulsar la campaña de Humberto Aldana

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo . – En un ambiente político ya cargado de controversias y sorpresas, nuevas sospechas rodean al líder de la cámara de diputados del estado de Quintana Roo, Humberto Aldana, quien podría estar buscando aprovechar recursos significativos para impulsar su campaña de promoción política en su camino hacia una candidatura a diputado federal.

Y es que el corto tiempo que le queda como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), pues es altamente probable que su partido, Morena, le obsequie una candidatura a diputado federal, lo ha dedicado a trazar la ruta de hasta 13 millones de pesos, etiquetados en su presupuesto como elscapítulos 3600, que corresponde a “Servicios de Comunicación Social y Publicidad”.

Esto, además de otros 21 millones de pesos del controversial capítulo 4400, enlistado para “Ayudas Sociales”, el mismo que en otras legislaturas se criticó debido a que no debería estar entre las tareas de los diputados entregar “ayudas sociales”, dado que los programas sociales son y deben ser parte de las labores del Poder Ejecutivo.

Se sabe que esta semana que concluyó, Aldana y su equipo elaboraron la lista de razones sociales a las que destinarán desde ahora ese presupuesto de 13 millones de pesos, en ministraciones mensuales, antes de presentar su solicitu de licencia para ausentarse hacia su campaña electoral.

Quienes aspiran a los puestos de elección popular que se elegirán en junio entrante, deben separarse de encargos oficiales 90 días antes, esto es a finales de marzo, para luego iniciar campañas a mediados de abril.

Luego entonces, Aldana se entiende que el legislador está armando la infraestructura que habrá de soportar sus labores proselitistas, incluso con “personas morales” de reciente registro, no necesariamente con medios con trayectoria en la entidad.

Aldana ya sobresale por falta de maestría política y por algunas decisiones cuestionables que han dejado dudas sobre su capacidad para ocupar cargos de relevancia.

En los escasos meses que ostenta la presidencia del órgano de gobierno de la cámara, ha cometido erres muy llamativos.

Entre éstos, el hecho de haber copiado un extracto del texto de su antecesor para elaborar el presupuesto de este 2024, sin tomar en cuenta que las frases utilizadas presentan el contexto de un estado con índices delicitivos preocupantes, y con una presunta crisis turística por esa causa. Nada más lejos de la realidad.

Antes, en diciembre pasado, presentó una extraña iniciativa, que escaló hasta Ley, para imponer el requisito de análisis obligatorios para personas que desearan contraer matrimonio, lo cual le ganó una reconvención del organismo federal que previene la discriminación de pacientes de VIH.

Su manera de corregir ese gravísimo error, fue con otro plagio, por decir lo menos.

Sucede que el diputado Hugo Alday, del PT, presentó una iniciativa para derogar los artículos del Código Civil que se sancionaron como `discriminatorios´.

Sucede que a Aldana no le pareció que su compañero se llevara ese crédito, y apenas tres días después, él mismo presentó la misma iniciativa para derogar su Ley.

Muy grave es, además, el error que cometió al promover la revocación del permiso de concesión a la empresa Aguakan, que opera los sistemas de agua potable y alcantarillado en Cancún, Isla Mujeres y Playa del Carmen, pues se hizo tan mal, que esa concesionaria pudo promover de inmediato un amparo con el que canta victoria, para mantenerse por unos 20 años más.

Ahora, a algunas semanas de separarse, y a poco tiempo también de que su partido le regale la candidatura a diputado federal, no ha perdido el tiempo organizando la ruta del dinero público.

Si bien Aldana ha demostrado una sorprendente habilidad para mantenerse en el ámbito político a pesar de sus errores, la posibilidad de que se beneficie con recursos públicos para su campaña sugiere una preocupante falta de integridad y respeto por las normas éticas.

En medio de estas sospechas, la ciudadanía debe permanecer alerta y exigir transparencia en el uso de los recursos destinados a representar y servir a la sociedad. La ineptitud y los errores previos de Aldana plantean serias dudas sobre su idoneidad para roles de mayor responsabilidad, y es crucial que los electores estén informados sobre las acciones de quienes buscan representarlos en el ámbito político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =