Operación cicatriz o reparto del botín sin botín

MINI-DESTRIPACUENTOS
www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo. – Circula profusamente la idea de que el rompimiento del Dr. José Luis Pech, con la virtual postulante a la gubernatura y con Morena, el partido del presidente, tiene que ver con una inconformidad por un reparto presuntamente inequitativo de puestos en el gobierno y en el Congreso local.
De entrada, es profundamente absurdo que esa sea la razón por la cual se distancia el senador de un proyecto a todas luces ganador, para buscar, donde sea que fuere, una participación política que no le promete más que una pérdida de lo más valioso que tienen los morenistas, y que es precisamente la marca: Morena.
La operación cicatriz, en cualquier partido, no se `opera´ desde las alturas, sino desde la voluntad personal de quienes participan y reconocen, en unidad, triunfos y derrotas.
A partir de la unidad, justamente, los integrantes de un equipo apenas se disponen a ir a una elección. Una vez ganada, entonces sí, se entiende que habrá un acuerdo para que cada quien, desde su expertis, se sume a determinado encargo.
No se trata de repartirse un botín, menos por adelantado.
Si no han ganado la elección aún, un acto de soberbia si es pretender una oferta de cargos y puestos, sin que siquiera hayan sorteado el proceso de las votaciones.
No puede entenderse ningún rompimiento por esas razones.
En todo caso, es más entendible que el senador Pech haya visto un área de oportunidad en la tambaleante candidatura del comediante Roberto Palazuelos, cuya postulación por Movimiento Ciudadano sencillamente no fue meditada con seriedad.
La postulación de Palazuelos sí es de una indecencia total.
Por eso se puede entender ese concepto del senador Pech, quien dice en su video de distanciamiento de Mara y Morena que, se requiere “decencia”.
Ahora bien, no sobra decir que la marca Morena está respaldada por un 83 por ciento de la aceptación de que goza AMLO en Quintana Roo.
Este estado es el más amloísta y, por tanto, el más morenista de todo el país.
Los políticos que están dentro de Morena no valen lo mismo fuera de Morena.
Y menos si van por las siglas de otro u otros partidos distintos a los de la coalición que encabeza el partido del presidente.
No se puede asegurar de ninguna manera que el Dr. Pech le haya abierto ni siquiera una grieta que amenace con hacer agua en el bajel morenista.
De que tiene seguidores el Dr. Pech, claro que los tiene. Pero cuántos de éstos descalificarán al presidente y/o a Morena por su salida. Esa es la cuestión.
Habrá algún momento en el que el Dr. Pech, con su amplia experiencia política, de más detalles de su decisión. Que, insistimos, no podría estar asociada a un presunto reparto de algo que no se ha ganado en las urnas.
Y en ese sentido, también la virtual postulante al gobierno del estado, Mara Lezama, podrá divulgar qué razones llevaron a su compañero a tomar distancia del proyecto que encabeza.
Así las cosas, interesantes, pero francamente no determinantes. @AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 9 =