¿Por qué Laura y el Dr. Pech pepenan votos de odio?

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Laura Fernández y José Luis Pech Várguez, con distintas motivaciones, pero con el mismo objetivo, centraron su discurso de campaña en tratar de recibir una tajada, por pequeña que sea –tomando el escenario general–, de los votos `anti-maristas´.

Presupuestan, junto con sus asesores de cuarto de guerra, que es el único segmento de donde pueden abrevar de sufragios, con el objetivo de crecer sus números.

Si lo logran, sea por uno, dos, o los puntos porcentuales que alcancen en esa difícil cacería, habrán de beneficiar a los partidos y/o grupos políticos que les patrocinan, pero al final del día se quedarán muy lejos de obtener un beneficio sólo para sus intereses particulares.

Están demasiado lejos de las preferencias del electorado, de acuerdo con el total de los ejercicios de sondeos de opinión.

Laura Fernández con 20 puntos –siendo generosos–, no tiene ni la mitad de las preferencias que conserva, e incluso aumenta, Mara Lezama.

El Dr. Pech, debajo de Laura y en una pelea por el mismo segmento, mencionado arriba.

En el caso de la ex presidente municipal de Puerto Morelos, queda la percepción entre los enterados, de que construye al vapor una campaña de víctima, dado el interés visto de la autoridad que le sustituyó en el novel municipio, de someterla a un proceso penal de rendición de cuentas.

Quiere `curarse en salud´, como dicen los abuelos.

El Dr. Pech apunta a un objetivo de mediano y largo plazo, que se empalma con la sucesión presidencial de 2024, en donde Movimiento Ciudadano se agencia desde ya un sitio con brillo propio, en medio de la bajamar de la ola lopez-obradorista.

De que va a ganar la gubernatura Mara Lezama, no cabe la más mínima duda.

La comunicadora le demostró a la clase política que hay fórmulas de trabajo exitosas, más allá de esa inercia que le imprime el presidente y su partido. Es decir, la fórmula AMLO-Morena, sí obtuvo un plus con la inteligencia y trabajo de la dos veces presidente de Benito Juárez, Cancún.

Laura Fernández y el Dr. Pech escogieron una estrategia de pepena.

Van por votos de odio, que en Quintana Roo, por cierto, son muy escasos.

Apuntan a objetivos distintos, que tienen que ver con la supervivencia.

El Dr. Pech tiene más oportunidades de alcanzar ese objetivo.

Laura probablemente no. Su discurso y lenguaje corporal lo dicen a gritos.

Hace varias sucesiones que la prisión es el otro polo de las campañas electorales.

Faltan 41 días de campaña.

Y así van las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − nueve =