¿QUIÉN ES EL ADVERSARIO QUE QUIERE EXTORSIONAR A LA GOBERNADORA Y SU GOBIERNO?

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Habría de tratarse de alguien, persona o grupo, con algún poder o conexiones notables, como para que valiera la pena incluirlo en la muy ocupada agenda de la gobernadora, la Jefe del Ejecutivo más poderosa de la historia del estado.

Si resulta que es cualquier `pelaná´, como se dice en la región, entonces habría sido un error de cálculo… , o bien un exabrupto de una valiente mujer que responde a la primera cuando se trata de defender a los suyos. Algo muy entendible.

Cancún, Quintana Roo. – Y es que, la confrontación en política sirve, si se hace bien.

Veamos:

La gobernadora, Mara Lezama, cerró la semana festejando su cumpleaños y, de forma muy significativa pero también sorprendente, por primera vez desde que asumió el encargo, decidió interrumpir su agenda y su relato discursivo, para centrar su enfoque y su energía en un adversario.

Un `enemigo´, que bien podría ser una persona o un grupo –no precisó, pues hasta ahora decidió mantener anónima la fuente de la invectiva que denunció,– que trata de extorsionarla a ella o a su gobierno.

En una entrevista radiofónica con el periodista Anwar Moguel, de Grupo Sipse, la mandataria hizo una reseña, en la que acusó a alguien de pretender extorsionarla. Con otros detalles, finalmente dijo rotundamente que no caerá en esa pretensión.

Habría de tratarse de alguien, persona o grupo, con algún poder o conexiones notables, como para que valiera la pena incluirlo en la muy ocupada agenda de la gobernadora.

NO HAY DATOS CIERTOS NI FALSOS DE CORRUPCIÓN CONTRA MARA O SU FAMILIA

En una búsqueda bastante amplia, no fue posible hallar alguna publicación, en ningún soporte impreso y menos digital, de información cierta, incluso tampoco falsa, que intente presentar a la gobernadora en actos de corrupción. Tampoco a su esposo Omar Terrazas, o a sus hijos.

Cuando fue presidente municipal algún medio publicó presuntos datos de propiedades que, luego se aclaró, no eran en realidad de la gobernadora. Y allí se disipó ese episodio.

Mara y su esposo son cancunenses de más de treinta años, conocidos ampliamente por la sociedad, y siguen siendo y haciendo lo de siempre.

Por eso es interesante que hubiera decidido incluir en su agenda una, hasta el momento, innecesaria confrontación.

Y aquí es importante el contexto.

LA JEFE DEL EJECUTIVO MÁS PODEROSA EN LA HISTORIA DE QUINTANA ROO

Mara Lezama es, por numerosas razones, una política que acumula un extraordinario poder. Llegó al cargo con una trayectoria que deslumbró a la clase política tradicional.

En su reciente Primer Informe de gobierno, rompió los formatos tradicionales, impuso un nuevo estilo, cercano a las y los ciudadanos, a quienes mantuvo en el centro de su discurso, fruto de un presupuesto renovado, con un énfasis inédito en programas sociales y en respaldo de las mujeres.

Antes y harto notable, logró una reelección en Cancún, algo impensable en la breve historia del municipio.

Tiene, por tanto, un respaldo ciudadano que envidian los y las líderes tradicionales del estado y fuera de él.

Y qué decir del respaldo que le brinda un día si y otro también, el presidente Andrés Manuel López Obrador, uno de los presidentes más poderosos de la era moderna de México.

Dos `botones de muestra´ de su músculo, fue apenas entrar al gobierno, le autorizaron por una mayoría apabullante el aumento del Impuesto sobre Nómina, y luego del mismo modo la reestructuración de los compromisos bancarios.

Luego entonces, ¿por qué la gobernadora decidió darle reflectores a un adversario?

Sólo se entendería si se trata de un ente con suficiente poder como para justificar la relevancia que tendrá este choque en el relato discursivo de su gobierno.

Si resulta que es cualquier `pelaná´, como se dice en la región, entonces habría sido un error de cálculo de los asesores de la gobernadora, y en el último de los casos, un exabrupto de una mujer que responde a la primera cuando se trata de defender a los suyos. Algo muy entendible.

LA CONFRONTACIÓN CON ADVERSARIOS EN POLÍTICA SIRVE, SI SE HACE BIEN

Y es que, escoger adversarios grandes – o sea poderosos– en política, está fundamentado en diversas corrientes filosóficas y estratégicas. Una perspectiva filosófica ampliamente reconocida es la noción de que el conflicto y la confrontación con adversarios formidables pueden ser oportunidades para el crecimiento, la superación y la mejora tanto a nivel individual como colectivo.

En determinados momentos, es incluso necesario.

Mara Lezama centró, siendo a la sazón presidente municipal en Cancún, a un poderoso adversario que quiso doblar a su gobierno desde la concesión del servicio de limpia del municipio.

Se trató de un empresario que hizo fortuna al amparo de gobiernos anteriores, y con un método extorsivo de todos conocido.

Libró Mara la batalla y salió fortalecida.

Hay que decir que el servicio de recolección de basura de la ciudad sigue siendo ejemplar, al grado de que por primera vez en varios años, no se generó una crsisis de acumulamiento de desechos en la ciudad en la pasada temporada decembrina.

Volviendo al tema:

Desde un punto de vista filosófico, autores como Friedrich Nietzsche, en su obra «Así habló Zaratustra», abordan la idea de que enfrentar desafíos significativos y superar obstáculos es fundamental para alcanzar un estado superior de existencia. Nietzsche abogaba por la noción de que la lucha y la oposición permiten el desarrollo de la voluntad de poder y la autorrealización.

También puede llevar a la creación de estrategias más efectivas y a una mayor movilización de recursos y energías.

Desde un punto de vista pragmático, escoger adversarios grandes puede ser una forma de ganar. Cuando nos enfrentamos a un oponente poderoso, tenemos que convencer a una audiencia más amplia de que nuestra causa es la correcta. Esto puede ser difícil, pero también puede ser una oportunidad para llegar a más personas y construir un movimiento más fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + cinco =