¿Y si pierde Mara Lezama?

DESTRIPACUENTOS

www.callejotv.com

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo. – No hay manera de que la presidente municipal se presente como candidata a la gubernatura y luego pierda la elección. El título únicamente es para llamar la atención de una situación muy particular, con la que tiene que lidiar desde ya Mara Lezama Espinoza.

La encuestadora Polls.mx, que hace un promedio de varias consultas de opinión, revela que Morena tiene el 46.8 por ciento de las preferencias ciudadanas rumbo a la elección de junio próximo. Es uno de los escenarios más favorables para este partido del presidente, junto con Oaxaca, que arranca con un 50.3 por ciento.

El punto aquí es, con qué actitud debe presentarse Mara, si sabe desde ahora que tiene la gubernatura en el bolsillo, casi como de trámite.

No hay más postulantes competitivos en el actual escenario, donde se va a pulverizar el voto del resto de los partidos.

Pero hay que matizar un poco.

A diferencia del día de la elección, que con toda seguridad cerrará con un resultado favorable para la, entonces si, candidata, la campaña será muy dura. La guerra sucia promete ser rotunda.

Marybel Villegas, sobre todo, pero también Luis Alegre, quien ya jugó con Fuerza México en contra de la reelección de Mara, además de Roberto Palazuelos, posible candidato del PRD, harán el Tucom (Todos Unidos contra Mara), con una contra campaña con el fin de abollar y desprestigiar su imagen.

Es esperable que incendien las redes sociales con un lodazal. Lo saben hacer.

Luego entonces, durante este periodo pre-electoral, Mara está obligada a construir con bases sólidas su compromiso con los ciudadanos, sin confiarse nada más en los números de las encuestas.

Porque se trata de gobernar bien, no sólo de ganar la elección.

Y gobernar bien es un tema de elemental justicia.

De darle a cada sector, a cada grupo, lo que le corresponde, en justicia, y tratar de hacerlo con objetividad, más allá de filias, fobias o vendettas personales.

En la breve historia del estado, sus gobernantes aún se cuentan con los dedos de la mano. Y cada uno, porque todos están vivos, se atiene actualmente a las consecuencias de sus actos. Son el espejo en el que se debe mirar quien tenga la oportunidad de ocupar la silla de la 22 de enero.

Muy pocos de ellos hicieron más amigos durante su mandato. Casi todos se quedaron en el reducido círculo de amistades con el que llegaron. Incluso hay quien restó.

Destaca entre todos Miguel Borge Martín. Hombre sencillo, sin ínfulas, culto y devoto creyente de la amistad. Tiene varios grupos de amigos, entre ellos uno muy atípico, que reúne políticos, viejos colaboradores, empresarios, periodistas y académicos universitarios. Mantiene la llama de esa camaradería con reuniones eventuales, a pesar incluso de la pandemia.

En ese grupo está, por cierto, el escritor, periodista y mentor de la clase alta cancunense, Fernando Martí Brito, quien también tiene un sentido especial del concepto de amistad. En el jardín de su casa hay una estructura de la que penden numerosos candados, cuyas llaves fueron tiradas al canal Sigfrido, y representan amistades que nunca dejarán de ser.

Sólo a algunos de sus invitados les hace partícipes de ese ritual.

Mara no debe asumir la actitud de quien ya ganó. Como si tuviera un cheque en blanco.

Ese es un reto grande.

Se trata de trabajar como si aún debiera ganar la candidatura, de cumplir acuerdos, cuidar su imagen y la del proyecto que representa.

Está en el preciso momento de decidir qué tipo de gobernadora será.

Y desde luego, con quiénes transitará en su gestión.

Quizás Mara tiene esa capacidad de visualizarse en el mediano y largo plazo, no sólo para saber cómo gobernará, sino para plantear con sus actos desde ya, qué persona será después de esos cinco años de gestión.

Dónde estará, quiénes acudirán a sus llamados para celebrar la vida con ella cuando sea la ex gobernadora.

Esa es la reflexión necesaria.

Desde aquí esperamos que le vaya muy bien, para que le vaya también muy bien a Quintana Roo.

@AntonioCallejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + seis =