De políticos a periodistas, o de periodistas a políticos; historia de larga data en México

+ La gente ni sabe y se entera poco sobre qué está en juego este dos de junio

+ La fiesta de El Cedral ¿Qué es? Sucesos y personajes notables en este 176 Aniversario del festejo

Por Antonio Callejo

Cancún, Quintana Roo. – La historia de México está llena de casos de personajes que ejercieron simultáneamente el periodismo, la literatura y cargos públicos. Ahora parece que muchos quieren reflejarse en el exitoso caso de la gobernadora, Mara Lezama, quien antes brilló como informadora y maestra de géneros y medios.

Luego de que Eugenio `Gino´ Segura, irrumpiera en las redes sociales con su faceta de comunicador, con un talento y herramientas notables, otros políticos decidieron hacer lo propio.

El candidato al Senado de la República subió a sus plataformas un `podcast´ denominado “Las voces de la transformación”, teniendo como invitado a su primer episodio a Omar García Harfuch, el malogrado candidato a la jefatura de gobierno de la CDMX, en su calidad de `campeón sin corona´ y también como postulante a la cámara alta.

Hay que decir en primer lugar que tienen como referente a Mara Lezama Espinosa, gobernadora, pero formada por varias décadas de ejercicio profesional como periodista, maestra en todos los géneros pero, principalmente, como entrevistadora.

En su ejercicio de gobierno, la mandataria echa mano de toda la experiencia que acumuló durante su paso en todos los medios (radio, prensa, TV), y por la práctica cotidiana de todos los géneros: nota, crónica, entrevista, reportaje y un largo etcétera. Y se nota. En cada ocasión, aprovecha los micrófonos para interactuar con sus oyentes en un auditorio, o bien para improvisar una amena entrevista con sus interlocutores, a veces notables personajes, líderes y/o lideresas de los distintos sectores con los que se relaciona su gobierno.

Lo hace parecer fácil.

En este sentido, habrá que ver cuánto aliento tienen los proyectos de los políticos que, en esta oportunidad de campaña, descubrieron –o están por descubrir, que tienen, además de alguna instrucción, talento para comunicar.

Porque podría decirse que “son enchiladas”… pero llevan su crema y otros adornos.

Otros que saltaron al ruedo como pretensos informadores o entrevistadores, son el candidato a relegirse como diputado local, Renán Sánchez Tajonar. Publicó en sus redes un `podcast´, este formato de charlas que está muy de moda por su gran utilidad, al que llamó: “Consolidando la transformación”.

Su primera invitada fue la presidente municipal de BJ (Cancún), que busca su reelección, Ana Patricia Peralta. Sostuvieron una conversación desenfadada, de amigos.

Otro que está experimentando con los micrófonos para compartir información, es Samuel Mollinedo, candidato a reelegirse como regidor. Él salió a las calles a preguntarle a ciudadanos (que en realidad son sus compañeros de partido o de alianza), “¿cuál es el Cancún de sus sueños”?

Como señalamos arriba, ya veremos cuánto les dura la `comezón´ de convertirse en comunicadores. Quienes observan desde fuera este trabajo, creen que es de lo más fácil. Que nomás hay que tener un micrófono enfrente para opinar de cualquier cosa.

En la historia, hay numerosos casos de políticos que fueron a la vez periodistas.

México tiene una larga tradición en ese sentido. Destacan por supuesto Luis G. Inclán, Luis G. Urbina, Mariano Azuela. Éste último fue médico además de ministro del gabinete estatal de Jalisco.

Esos son algunos notables escritores, cronistas, que fueron además políticos, de una larguísima lista de mexicanos que tuvieron la dicha de ejercer ambas actividades de forma muy efectiva. Hay que hacer notar que leían muchísimo más de lo que escribían.

No se debe dejar de mencionar a Andrés Eligio Quintana Roo, cuyo nombre es el topónimo de nuestro estado, y quien, nacido en Yucatán, fue un destacado insurgente de la Independencia, formado como abogado, escritor (era poeta, el género literario más complejo sin duda), llegó a presidir la Cámara de Diputados.

Su padre, Matías Quintana Roo, fue el primer impresor de periódicos en Yucatán. Estuvo preso en San Juan de Ulúa acusado de subversión.

Y destacan ellos particularmente porque su obra está embebida de la realidad que conocieron en su momento. Retrataron en crónicas maravillosas ese México que apenas renacía en un periodo de efervescencia pre y post revolucionaria.

Hacer política y comunicar van de la mano. Hoy en día, sin embargo, no hay muchos buenos ejemplos de políticos que ejerzan el periodismo de forma efectiva, constante y objetivamente.

Y menos de periodistas que salten al ruedo político para hacerlo bien.

El caso de Mara Lezama es un garbanzo de a libra. Notable como periodista y hoy señera como gobernadora.

En todo caso, que les vaya muy bien a Gino, Renán y Samuel, con sus proyectos de comunicación.

A los que no debería irles bien es a aquellos políticos que, sin pasar por el oficio de comunicar, dieron el salto directo al presupuesto o los presupuestos públicos para comunicación, pues más bien observan al periodismo como una mina de oro para imprimir veinte ejemplares de periódicos insulsos y genuflexos, para luego estirar la mano y pedir millonadas. Esos son estafadores, antes que políticos. Nunca comunicadores.

Y mire usted que en Quintana Roo ha habido, hay y seguirán habiendo de éstos, más que de los otros.

LA GENTE NI SE ENTERA DE LO QUE ESTÁ EN JUEGO

A pesar de que hay 20 mil 263 cargos en juego en todo el país, y por tanto cerca de 100 mil postulantes, entre propietarios y suplentes, en la realidad los ciudadanos no están bien enterados y mucho menos entusiasmados con las votaciones de este próximo dos de junio.

En un ejercicio si bien informal, pero bastante aleatorio y más o menos amplio (le preguntamos a personas en CDMX y en Quintana Roo), cómo ven el proceso y, sobre todo, si están al tanto de lo que significan las `acciones afirmativas´, las reelecciones y los papeles que corresponden a los senadores, diputados federales y presidentes municipales.

Las respuestas no sorprenden, pero si asombra la astucia de algunas y algunos candidatos, que se aprovechan de estos vacíos de información en la sociedad.

Hay candidatas y candidatos que ofrecen soluciones a problemas que no les competen desde la esfera a la que llegarían si ganan la elección, y en general a los ciudadanos no les interesa tanto la pertenencia a las llamadas minorías que se protege desde las `acciones afirmativas´, pues en realidad esperan que lleguen a los puestos personas capaces y honradas.

¿QUÉ ES LA FIESTA DEL CEDRAL? ¿QUÉ PASÓ POR ALLÁ EN EST CAMPAÑA?

En esta ocasión del 176 Aniversario de la fiesta de El Cedral, en Cozumel, concurrieron eventos y personajes notorios. En primer lugar, una serie de eventos delictivos llamaron la atención de los cozumeleños y obviamente se convirtieron en temas de campaña por el proceso y las venideras votaciones de junio entrante.

La gobernadora, Mara Lezama, acudió a la fiesta de El Cedral, pero también aprovechó para presentar el reforzamiento de la estrategia de seguridad para la isla, con un Centro de Comando y Control (C2), y 33 puntos de monitoreo. La gobernadora no deja que los problemas crezcan y se salgan de control. Acude de forma inmediata, sea a Holbox si huo un incendio, o bien a la `isla de las golondrinas´, para tomar las acciones que le competen a su gobierno.

Y bueno, allá en Cozumel saludó de buena manera a Roberto Palazuelos, un priísta de cepa, amigo de la clase política más nefasta del país, hoy candidato a senador con la playera de Movimiento Ciudadano, ubicado de forma muy justa al final de las preferencias.

Pedro Joaquín Delbouise, nativo de Cozumel, se movió fresco y cómodo en el entorno de esta celebración, de la que los quintanarroenses sabemos muy poco.

La Fiesta del Cedral en Cozumel es una celebración anual en honor a la Santa Cruz de Sabán, traída por Casimiro Cárdenas, uno de los fundadores de El Cedral, cuando escapó de la Guerra de Castas en 1848. Esta festividad, una de las más antiguas y arraigadas de la isla, fusiona elementos religiosos, culturales y populares en un evento único.

Iniciando a finales de abril y culminando el 3 de mayo, día de la Santa Cruz, la fiesta ofrece una variada programación que incluye misas, rosarios, procesiones y bailes folklóricos como el Baile de la Cabeza de Cochino y el Baile de las Cintas, de raíces mayas y europeas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 5 =