Hoteleros ven riesgos con cambios al Tren Maya y un puerto de cruceros

*Aseguran que afectará durante al menos tres años la movilidad por carretera

Las asociaciones hoteleras de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, Cozumel y la Riviera Maya rechazaron las modificaciones a las obras del Tren Maya en el tramo 5 y también la construcción en un Puerto de Cruceros en la Riviera Maya, toda vez que, aseguran, representan una amenaza para la reactivación turística del Caribe Mexicano. 

En un posicionamiento conjunto, las agrupaciones de empresarios hoteleros expusieron que hoy por hoy la ocupación de cuartos de hotel en Quintana Roo se encuentra en los peores niveles de su historia, pues la industria turística global se encuentra en crisis debido a la pandemia, además de otros problemas como la inseguridad, sargazo y la nula promoción turística por parte del gobierno federal. 

A ello se suma la implementación del nuevo impuesto a turistas extranjeros, que comenzará a cobrarse a partir de abril. 

“Estamos restando competitividad a Quintana Roo con un nuevo impuesto a los turistas internacionales, aun  cuando  nuestros principales destinos competidores del Caribe ya se encuentran en un proceso de vacunación a toda su planta laboral turística”, indicaron en un comunicado. 

Ante la grave situación que atraviesa el sector, los hoteleros ven como “amenazas” dos proyectos en puerta. 

En primer lugar,  las modificaciones al Tren Maya en el tramo Cancún-Tulum. Aseguran que afectará durante por lo menos tres años la movilidad por carretera, lo que ocasiona molestias para turistas y dificultades de traslado para locales, pues se trata de la única vía de comunicación entre el norte y sur de Quintana Roo. 

Sacará del mercado a los destinos al sur de Cancún y no se tienen ni recursos ni un plan de reposicionamiento”, sostienen. 

Ante ello, proponen que el proyecto continúe de acuerdo al “plan original”, por el derecho de vía que se tiene en el tendido eléctrico que corre paralelo a la carretera.

El segundo proyecto es la construcción de un Home Port de cruceros en Calica, en la Riviera Maya. La empresa Royal Caribbean tiene intenciones claras de desarrollar esta  obra, para recibir barcos internacionales. 

Para los hoteleros, esto representa un riesgo a la salud y la economía, pues alegan que buscan aprovechar las holgadas restricciones sanitarias que hay en México. 

Los turistas de cruceros no generan ingresos para la hotelería, toda vez que descienden de los barcos, realizan compras o visitan sitios emblemáticos y luego regresan. El gasto promedio de un turista de crucero es de 63 dólares por estancia, comparado con los 800 dólares que gasta un turista que se hospeda. 

El gremio hotelero propuso construir este Home Port en Cozumel, una isla cuya economía depende casi completamente de la industria de los cruceros. Apuntan que esto ayudaría a la recuperación económica y generaría nuevos empleos.

Por Alejandro Castro / Heraldo de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =